Amnistía Internacional denuncia uso de armas químicas en Sudán | El Mundo | DW | 29.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Amnistía Internacional denuncia uso de armas químicas en Sudán

El Ejército y el embajador sudanés ante la ONU niegan la acusación del organismo internacional.

Un informe de Amnistía Internacional (AI), dado a conocer hoy (29.09.2016) reveló que existen "pruebas horribles del uso repetido de lo que se cree que son armas químicas contra civiles, incluidos niños muy pequeños, por parte del Ejército sudanés en una de las regiones más remotas de Darfur en los últimos ocho meses”, según se puede leer en el texto original.

AI menos treinta ataques químicos habrían ocurrido en la zona de Yebel Marra, en Darfur, desde enero de este año hasta el 9 de septiembre de 2016, como parte de una ofensiva militar del Gobierno contra los rebeldes. Amnistía Internacional fundamenta sus aseveraciones en imágenes obtenidas por satélite, más de 200 entrevistas con supervivientes y análisis de expertos de decenas de imágenes que muestran a bebés y niños con heridas horribles.

"Las armas químicas han sido prohibidas desde hace décadas, en reconocimiento del hecho de que el nivel de sufrimiento que provocan no puede ser justificado nunca. El hecho de que el Gobierno de Sudán las esté usando repetidamente contra su propio pueblo no puede ser ignorado”, indicó la directora de Investigación de Crisis en AI, Tirana Hasan.

Según la ONG, las armas químicas fueron utilizadas en forma de bombas lanzadas por aviones y cohetes. "El uso de armas químicas es un crimen de guerra. Las pruebas que hemos recogido son creíbles y muestran un régimen que está decidido a dirigir ataques contra la población civil en Darfur sin ningún miedo a un castigo internacional”, añadió Hasan.

Los supuestos ataques químicos se producen en el marco de una ofensiva lanzada en enero de 2016 por las fuerzas sudanesas en Yebel Marra contra el Ejército de Liberación de Sudán Abdel Wahid, al que acusan de tender emboscadas a militares y atacar a civiles, añadió el informe.

El embajador de Sudán ante Naciones Unidas, Omar Dahab, rechazó el informe como un documento si "fundamento y fabricado a la fuerza”. "El objetivo de esta acusación es crear confusión sobre los procesos en curso destinados a la profundización de la paz y estabilidad en Sudán”, dijo Dahab. Mientras que el portavoz del Ejército de brigada, Ahmed Khalifa a-Shami, declaró que "la situación en el terreno no necesita bombardeos intensivos, ya que no hay presencia real de rebeldes”.

Darfur es escenario de un conflicto entre movimientos rebeldes y el Ejército sudanés que ha causado más de 300.000 muertos y ha obligado a 2.700.000 personas a abandonar sus comunidades de origen, según datos de la ONU.

MN (efe, afp)

DW recomienda