1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Amnistía Internacional denuncia torturas en cárceles de Nigeria

Las prácticas utilizadas por la policía y el Ejército van desde los abusos sexuales, las golpizas y las descargas eléctricas hasta arrancar las uñas de los dedos de las manos y los pies o los dientes.

A los detenidos se los aísla sin ningún contacto con el exterior, ni siquiera con abogados o familiares, con el objetivo de obligarlos a confesar y a pagar dinero. "La tortura no es ni siquiera un delito en Nigeria", critica el experto de Amnistía Internacional, Netsanet Belay. El Parlamento tiene que tomar medidas para castigar este tipo de abusos, reclama. Amnistía subraya que lo que sufren las mujeres, hombres e incluso niños de apenas 12 años en Nigeria conmueve incluso a los defensores de los derechos humanos más curtidos.

Abosede, de 24 años, relató por ejemplo que una policía la obligó a desnudarse y sosteniéndole las piernas le roció gas lacrimógeno en la vagina para obligarla a confesar que había cometido un robo a mano armada. Desde entonces sufre dolores constantes en el bajo vientre. Los presos son víctimas en Nigeria de forma regular de las más crueles formas de tortura, denuncia un demoledor informe de la organización de derechos humanos Amnistía Internacional, (AI) presentado hoy (18.09.2014) en Abuja.

También el Ejército comete abusos en la lucha contra el grupo islamista Boko Haram.

También el Ejército comete abusos en la lucha contra el grupo islamista Boko Haram.

Diez años de entrevistas

Para elaborar el texto, titulado "Bienvenidos a la llamas del infierno: Tortura y otros maltratos en Nigeria", el grupo lleva diez años entrevistando a cientos de testigos y reuniendo material de prueba. También el Ejército comete abusos en la lucha contra el grupo terrorista musulmán Boko Haram. Por ejemplo, Mahmood, de 15 años, fue rociado con plástico ardiendo en la espalda y obligado a caminar sobre cristales rotos.

Los abusos están tan extendidos en el sistema policial nigeriano que en muchas partes hay un "funcionario responsable de las torturas". Nigeria tiene que investigar a todos los policías contra los que haya acusaciones creíbles de tortura. Tienen que ser suspendidos y juzgados", exige Amnistía Internacional. Ninguno de los entrevistados fue indemnizado por el Estado por sus sufrimientos.

MS (dpa/efe)