1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Amenaza terrorista en Alemania: precaución, nunca pánico

El desfile del carnaval en Braunschweig fue cancelado por presuntas amenazas terroristas. ¿Actuó bien la policía? Conversamos con el presidente de la Comisión de Interior del Bundestag, Wolfgang Bosbach (CDU).

Las autoridades decidieron cancelar el desfile del carnaval de Braunschweig.

Las autoridades decidieron cancelar el desfile del carnaval de Braunschweig.

Deutsche Welle: Debido a que existían indicios de un posible atentado terrorista en el desfile del carnaval de Braunschweig, las autoridades decidieron cancelar la actividad. ¿Qué opina de la decisión adoptada por la Policía?

Wolfgang Bosbach: Si bien no conozco todos los detalles, supongo que no se trataba de amenazas comunes, sino de amenazas muy concretas que había que tomar en serio. De lo contrario, el desfile no habría sido cancelado. Ésta es una decisión increíblemente compleja. Había casi 5.000 participantes y se esperaban más de 300.000 asistentes. Hablamos de una fiesta inmensa que se celebra en el centro de la ciudad. Y cuando una celebración de estas características se suspende es porque debe haber razones muy poderosas. De lo contrario, habría bastado con aumentar la presencia policial.

Wolfgang Bosbach, de la gobernante Unión Cristiano-Demócrata CDU. Presiente de la comisión parlamentaria para asuntos de Interior.

Wolfgang Bosbach, de la gobernante Unión Cristiano-Demócrata CDU. Presiente de la comisión parlamentaria para asuntos de Interior.

¿No será como medida de precaución, teniendo presente lo sucedido en Copenhague este mismo fin de semana?

Esta no era la primera amenaza previa a un gran evento y me temo que por la imitación que se produce en estos casos, no será la última. Por eso la función de los organismos de seguridad es tan importante y compleja: aclarar qué tan en serio deben tomarse estas amenazas. Y naturalmente nuestras autoridades están sensibilizadas después de los acontecimientos ocurridos en París, en Bélgica y en el reciente caso de Copenhague. Por un lado, no queremos dejarnos llevar por la violencia ni que los terroristas nos digan cómo tenemos que vivir. Queremos seguir viviendo como lo hemos hecho siempre: en paz y libertad. Pero en una situación como ésta se debe, obviamente, dar la más alta prioridad a la protección de la vida y de la integridad física. Es decir, las autoridades están sensibilizadas, eso es seguro, pero no sin razón, a la luz de los últimos acontecimientos.

¿Cómo se explica que poco antes de la suspensión en Braunschweig, el Ministerio del Interior asegurara que no había pruebas concretas de amenazas terroristas en Alemania?

La situación de seguridad en el país no ha cambiado mayormente después de la suspensión del desfile en Braunschweig. Hay que saber cuáles son exactamente los mensajes que recibieron las autoridades de la ciudad y cuáles fueron las fuentes.

Eso quiere decir que fuentes confiables del Estado informaron que había una amenaza concreta de atentado terrorista con trasfondo islamista. Pero poco antes, la portavoz del Ministerio del Interior dijo exactamente lo contrario. ¿Sabe la mano derecha lo que hace la izquierda en los organismos de seguridad?

La pregunta de cuándo las autoridades de seguridad de Baja Sajonia notificaron a las autoridades federales de esta amenaza no puedo responderla. Sin embargo, la situación de seguridad no ha cambiado fundamentalmente. Siempre hablamos del paso de una amenaza abstracta a una concreta cuando ya sabemos quién, dónde y cuándo piensa hacer un ataque. Y todo indica que la amenaza en Braunschweig era tan directa que ya no se podía hablar “solo” de una amenaza abstracta, sino derechamente de una amenaza real al desfile. Esto podría ocurrir en algunos de los muchos lugares del centro de la ciudad, que tiene cientos de accesos. Y naturalmente todo eso es más difícil de proteger que un lugar cerrado donde se tiene control de las personas que ingresan a él.

¿Qué podemos esperar para los grandes desfiles de las ciudades a lo largo del Rin, donde el carnaval tiene un gran arraigo y donde este lunes se reunirá más gente que en Braunschweig?

Solo en Colonia esperamos a más de un millón de personas. Es decir, habrá que poner más atención. El concepto de seguridad deberá ser probado otra vez para ver si hay agujeros en él que deban ser cerrados urgentemente. Pero no debemos ceder ante las amenazas y la violencia porque, si lo hacemos, los terroristas ya habrán ganado. Lo que ellos quieren es cambiar nuestras vidas. O sea, que habrá que tener más cuidado: sí. Pánico o miedo: no.