Amado Boudou: “No voy a renunciar ni me tomaré licencia” | América Latina | DW | 30.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Amado Boudou: “No voy a renunciar ni me tomaré licencia”

El vicepresidente de Argentina dijo que su citación a declarar por presunto caso de corrupción era una “medida para los diarios”.

Luego de conocerse la decisión del juez federal Ariel Lijo de citar a declarar al vicepresidente de Argentina, Amado Boudou, por un presunto caso de corrupción, la segunda autoridad del país sudamericano reaccionó este viernes (30.05.2014) señalando que acudirá a la citación para luchar por su prestigio, en lo que calificó como “operación mediática” que buscaría sacarlo del gobierno.

Boudou aseguró que no cometió “ningún acto de corrupción” y descartó de plano presentar su renuncia ni mucho menos pedir una licencia. “No tengo miedo ni de ir preso ni de ningún procesamiento, porque estoy muy tranquilo. Juro que no cometí ningún acto de corrupción”, dijo el vicepresidente a la Radio 10. “Me da mucha tranquilidad poder demostrar mi inocencia”, agregó con confianza.

Boudou es investigado por la causa en que se busca aclarar supuestas negociaciones incompatibles con la función pública, un hecho inédito en la historia democrática argentina. Lo que se quiere saber es si el vicepresidente usó sus influencia para ayudar a la compañía impresora Ciccone a salir de la quiebra en 2010, cuando él era ministro de Economía y luego la adquirió a través de un misterioso fondo de inversión llamado The Old Fund.

Es una “operación”, dice

El juez Lijo piensa que Boudou se habría aprovechado de su condición de funcionario público para, junto a otro socio, comprar Ciccone “con el fin último de contratar con el Estado Nacional la impresión de billetes”. La compañía Ciccone fue expropiada por el gobierno en 2012 y ahora se llama Compañía de Valores Sudamericana, por considerarse que la confección de billetes es de utilidad pública.

El escándalo lleva dos años poniendo en aprietos al gobierno de la presidenta Cristina Fernández, y las voces de la oposición han pedido en reiteradas ocasiones que Boudou salga del gabinete. Éste, por su parte, acusa una operación mediática que “tiene que ver con intentar sacar (del medio) cómo se ha negociado con el Club de París, que demuestra otra vez más que la Argentina tiene capacidad y compromiso”, dijo la autoridad.

Boudou deberá presentarse a declarar el 15 de julio ante el juez y no ha sido acusado formalmente de ningún delito. “Esto se ha convertido en una operación de (los periódicos) 'Clarín' y 'La Nación'. Esto ha sido una decisión de los grandes medios”, añadió el vicepresidente, quien dijo sentirse “apoyado” por la presidenta Fernández. “Algunos sectores han intentado condicionarnos, nosotros hemos combatido al sector concentrado de la economía porque creemos que la economía tiene que ser para los 40 millones de argentinos y no para (el CEO de Clarín Héctor) Magnetto y su gente”, sostuvo.

DZC (dpa, La Nación, Reuters)