1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

ACTUALIDAD

"América Latina es la región del mundo que más avanza en la construcción legal para el amparo al derecho a la privacidad en la red"

El derecho a la privacidad serán los derechos civiles a reivindicar del siglo XXI, opina Gemma Caldon, fundadora de la empresa tecnológica Eticas.

En re:publica 2015, la conferencia anual digital más grande de Europa que se celebra estos días en Berlín, Latinoamérica ha estado muy presente en temas globales como el derecho a la privacidad de datos en la Red. Deutsche Welle entrevistó a Gemma Galdon, miembro para Latinoamérica de la Red de Estudios de Vigilancia del IDRC (International Development Research Center) y fundadora de la empresa tecnológica Eticas. Este año ha sido elegida como “miembro de calidad global” por el Instituto de Tecnología y Sociedad de Rio de Janeiro (Brasil).

Deutsche Welle: Usted fue una de las personas que demandó a Facebook en Viena junto con otras 25.000 por violación de la privacidad. ¿Qué le diría a quienes dicen que no les importa que sus datos digitales sean recopilados porque realmente no tienen nada que ocultar?

La privacidad es aquello que no sabes lo que es hasta que te la quitan. Hasta el día en que, por ejemplo, alguien tome una fotografía que no quieres que aparezca y la distribuya por whatsapp. Una joven de Reino Unido perdió un trabajo por un tweet que publicó a los 14 años. Y estas situaciones cada vez le pasan a gente más próxima.

No es que nos de igual la privacidad, es que la gente no tiene ni el conocimiento sobre qué se hace con sus datos después, ni tampoco la alternativa. Todos sufrimos de forma cotidiana invasiones en nuestra privacidad digital. Falta mucha educación digital. Es una problema del regulador permitir que haya empresas en las que como precio de entrada tengas que pagar con tus datos sin que esa transacción se explique bien a los ciudadanos.

¿Cómo fue su experiencia hasta ahora en la Red de Estudios de Vigilancia centrada en Latinoamérica?

Gemma Galdon: Se consiguió crear una red bastante sólida de proyectos con el objetivo de generar conocimiento sobre la sociedad de la vigilancia. En realidad Latinoamérica es la región del mundo que más está avanzando actualmente en la construcción legal de una estructura de amparo al derecho a la privacidad. No hay ninguna región tan activa en proteger derechos digitales, internet o la neutralidad en la red. Es decir, no todo lo que se hace está bien, pero hay voluntad de hacerlo, y eso es mucho más a diferencia de otras regiones.

¿A qué cree que se debe esa concienciación con la protección de los datos digitales en la región?

Creo que a varios factores: cuando los alemanes se enteran de que Estados Unidos les espía, les sorprendió mucho. En América Latina sin embargo hasta lo dan por hecho. Con lo cual se tiene más en la región la necesidad de protegerse, pues hay una amenaza o enemigo histórico que no está muy lejos y que tiene o ha tenido una intervención cotidiana en estos países.

En segundo lugar, recordemos que Brasil ha sido uno de los países más afectados por la vigilancia según nos reveló Snowden. Por tanto, los brasileños no pueden mirar para otro lado como hace Merkel. Personalmente creo que la región tiene la posibilidad de liderar la batalla global por la privacidad si quiere. Habrá que ver si se convierte en un esfuerzo regional o estatal.

¿Qué países son los que más protegen estos datos?

Brasil es el país más activo porque el ex presidente Lula dio un gran apoyo a este tipo de iniciativas con el llamado “Marco Civil”. Es decir, fue un marco legal pionero en el mundo para sentar las bases del uso de internet y proteger a los usuarios. Uruguay y México también tienen una agencia de protección de datos muy activa. Básicamente es un esfuerzo concertado a nivel regional.

¿Hay democracia o “corporato-cracia” en la Red?

Si vivimos en el capitalismo hay que actuar como consumidores y decir qué nos gusta y qué no. De lo contrario, Google y Facebook nos convencerán de productos que no queremos. Un caso claro es la última novedad de Silicon Valley: el Apple Watch. Tesla, una empresa asiática, ha creado una batería para hogares capaz de gestionar tu propia energía y salirte de la red eléctrica. Para mí, determina más el futuro la autonomía energética total, que un reloj. Al final la innovación tecnológica la estamos limitando a un consumo constante que no sirve para nada. No hay nada peor que leer la sección de tecnología de un periódico: es siempre el último gadget. A mí me interesa la tecnología que busca problemas y quiere resolverlos.

¿De quién dependen los derechos digitales en un país?

Ese es un debate actual en cualquier estado democrático. ¿Qué competencia debe asumirlo? Muchos países como México crearon un laboratorio pionero en proyectos como el uso de tecnología para usos sociales y de participación ciudadana. Sin embargo esta iniciativa fue del alcalde de México D. F., por lo que si ese cargo cambia, puede olvidarse la iniciativa. Creo que los gobiernos deberían fortalecer nuestros derechos digitales con organismos más sólidos y transversales, pues nuestros datos digitales abarcan desde la salud a la educación pasando por comercio, industria, etc.

¿Cómo afectaría el Tratado de Libre Comercio a los derechos digitales en Europa?

El Tratado de Libre Comercio es una forma de cargarse la Ley de Protección de Datos en Europa por canales informales. Es evidente que hay lobbies y grandes empresas viviendo de esto.