Alza de tarifas en servicios públicos desata protestas contra Macri | América Latina | DW | 05.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Alza de tarifas en servicios públicos desata protestas contra Macri

Bautizado como el ruidazo, las manifestaciones con ollas y sartenes se multiplicaron en distintas zonas de la capital y en otras zonas de Argentina.

Miles de personas salieron esta noche a las calles en Argentina, en la que es la segunda protesta en menos de un mes contra el Gobierno de Mauricio Macri. La razón: el alza de tarifas de los servicios públicos.

Mientras que en Buenos Aires la mayor concentración de personas se produjo en el obelisco, las manifestaciones se multiplicaron en distintos barrios de la capital como Congreso, Caballito y Chacabuco, lo mismo ocurrió en otros distritos de la Priovincia de Buenos Aires como en Lanús, La Plata y Olivos. En otras regiones de Argentina la gente se manifestó en Salta, Córdoba, Santa Fe entre otros lugares.

La protesta bautizada como "ruidazo", es el segundo cacerolazo que convoca a un importante número de personas, aún cuando las alzas de tarifas se encuentran suspendidas por la Justicia, a la espera de un fallo de la Corte Suprema que resuelva los reclamos ciudadanos.
El aumento en la tarifa de hasta 400 por ciento en las tarifas de gas, y porcentajes similares o superiores en otros servicios públicos, tiene a los argentinos molestos, sobre todo porque son tarifas que estuvieron casi congeladas durante más de diez años.
Macri le baja el perfil
El presidente argentino, Mauricio Macri, evitó comentar el cacerolazo ciudadano, mientras que otras voces cercanas al Gobierno minimizaron la segunda protesta en sus siete meses de gestión.
Macri lanzó el Plan Nacional de la Juventud en Buenos Aires sin hacer referencia al "ruidazo". El encargado de difundir la posición de la coalición gobernante
Cambiemos, fue el diputado Pablo Tonelli, quien aceptó el "derecho a protestar" de los ciudadanos pero no le dio mayor importancia.
"No hacen falta los cacerolazos porque este gobierno se ha caracterizado siempre por estar abierto al dialogo", declaró el legislador. "Más que protestar, es más productivo sentarse a una mesa y discutir las tarifas y sus limitaciones", señaló Tonelli, quien, no obstante, aclaró que "la gente tiene todo el derecho del mundo de expresarse y que lo haga en libertad y pacíficamente".
MN (dpa, Clarín)

DW recomienda