Alemania y la pobreza urbana | Alemania | DW | 26.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Alemania y la pobreza urbana

Muchos alemanes piensan que el oeste del país es rico y el este pobre. Pero la diferencia entre ciudad y campo podría ser más grave, según indica un nuevo estudio.

Alemania, 25 años después de la caída del Muro de Berlín: el territorio de la antigua República Democrática Alemana ha cambiado considerablemente en los últimos años. El este alemán ha recibido mucho dinero, millones de euros cada año: para mejoras de infraestructura y para apoyar a las regiones más débiles. ¿Cómo ha cambiado este dinero la vida de la gente? ¿Son las diferencias entre este y oeste aún enormes?

Al menos nos son tan grandes, dice Michael Hüther. El director del Instituto de Economía Alemana (IW), en Colonia, presentó hace pocos días un estudio sobre el tema “Pobreza de ingresos en Alemania”. Hüther llegó a la conclusión de que hay que observar con cuidado qué pueden comprar las personas en Alemania con sus sueldos. De esta forma surgen algunas sorpresas.

Duisburg Marxloh Roma

Urbanización en Duisburg. ¿Es necesario redefinir el "Pacto de solidaridad"?

“La lucha contra la pobreza debe comenzar en la ciudad”

En amplias regiones del este de Alemania, la vida no es tan costosa como en el oeste, entre otros a causa del menor precio de los arriendos. Eso significa que, aun cuando las personas en el este ganan menos, el dinero les rinde más. En Alemania se considera pobre a quien tiene a su disposición menos de 870 euros netos al mes. En el este del país, con esta cantidad se vive mejor que en el oeste. En Múnich, una persona soltera necesita 1.030 euros para vivir al mismo nivel que el ciudadano promedio alemán. Pero claro: Múnich es una ciudad particularmente cara.

Justamente en eso se enfoca el análisis de Michael Hüther: las grandes diferencias no son entre este y oeste, sino entre la ciudad y el campo. “La lucha contra la pobreza debe comenzar en la ciudad”, dice Hüther. “Si la política regional no se enfoca en las grandes ciudades, vamos a tener un problema”, añade.

Concentrarse en grupos de riesgo

Según el estudio, en las ciudades los grupos de riesgo están presentes de forma sobreproporcionada: “Desempleados, solteros cabezas de familia, familias de origen inmigrante, donde el ingreso es tradicionalmente menor”. La política alemana debe concentrarse en estos grupos, si realmente quiere combatir la pobreza en el país.

Sin embargo, eso significaría que el llamado “Pacto de solidaridad” –a través del cual las regiones del oeste deben apoyar económicamente al este, y que le garantiza a los estados federados orientales miles de millones de euros hasta el año 2019– debería ser reorientado: lejos de regiones rurales en el este, y hacia grandes ciudades como Colonia o centros de alta densidad demográfica, como la región del Ruhr, ambos en el oeste alemán.

Deutschland Geschichte Kapitel 5 1989 – 1999 Aufbau Ost Frauenkirche Dresden

Reconstrucción del centro de Dresde: en el este de Alemania se han invertido miles de millones de euros

El IW ha calculado que el problema de la pobreza urbana ha empeorado en los últimos años. Los ciudadanos tienen en promedio cada vez menos poder adquisitivo que los habitantes de las zonas rurales, donde el poder de compra se mantiene estable. Según el IW, 14% de la población rural se considera “pobre respecto a su poder adquisitivo”. En las ciudades se trata de 22% de la población. Los peores casos son las ciudades Colonia, Dortmund y Duisburg, pero también Fráncfort del Meno y Hannover.

Christoph Butterwegge

Según el politólogo Christoph Butterwegge, las conclusiones del IW no son sorprendentes

“No se debe enfrentar a unos pobres contra los otros”

Para Christoph Butterwegge, politólogo de la Universidad de Colonia, las conclusiones del estudio del IW no son sorprendentes. La Federación Alemana para el Bienestar Social advierte en sus informes sobre pobreza desde hace años que “Múnich es más costosa que algún pueblo del estado oriental de Mecklemburgo-Pomerania Occidental. Ese es un lugar común. Si uno examinara las condiciones al interior de las ciudades –en los barrios de mansiones y los focos de conflictos sociales–, constataría que los contrastes sociales dentro de las ciudades son aún mayores que entre la ciudad y el campo”.

Butterwegge cree que el IW no ha extraído las conclusiones correctas de los problemas descritos. “No se debe enfrentar a los pobres de Dortmund, Duisburg y Bremerhaven contra los del este del país, donde la pobreza aún es muy fuerte”. En el este, "los ingresos simplemente siguen siendo muy bajos”. Según Butterwegge, el objetivo debería ser elevar los sueldos donde sean insuficientes.

Pero según Butterwegge, el IW, que es una entidad cercana a la industria alemana, no está realmente interesado en esto. Y en efecto: el IW considera que el sueldo mínimo de 8,50 euros, acordado para toda Alemania, es demasiado alto para el este del país. “Un sueldo mínimo de 7,90 euros habría bastado para Alemania del este”, se lee en el estudio del IW. Pero según Butterwegge, si esto se llevara a cabo se estaría “cementando la desigualdad social”. Para combatir la pobreza, añade el politólogo, hay que hablar de riqueza, y de cómo se podría distribuir mejor el bienestar en toda Alemania.

DW recomienda