1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Alemania y China, unidas contra la crisis

Pekín y Berlín se comprometen a trabajar juntos para superar la recesión global. La canciller alemana recibió al primer ministro chino, Wen Jiabao, en el marco de su gira europea. Merkel pidió diálogo sobre el Tíbet.

default

Wen Jiabao y Angela Merkel, juntos en Berlín.

Juntos contra la crisis. China y Alemania, segunda y tercera potencias económicas del planeta, respectivamente, quieren ejercer un papel de liderazgo en la lucha contra la recesión global. Ese es el principal mensaje que los líderes de ambos países, el primer ministro chino, Wen Jiabao, y la canciller alemana, Angela Merkel, han querido transmitir en un encuentro con la prensa en el marco de la visita que el mandatario del gigante asiático ha realizado hoy (29.01.2009) a Alemania.

Tanto Merkel como Wen reconocieron que la crisis ha alcanzado de lleno a sus respectivas economías. Mientras Alemania, la primera potencia exportadora del mundo, prevé para este año el mayor retroceso del Producto Interior Bruto (PIB) desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de Pekín confía en alcanzar un crecimiento del 8 por ciento, muy inferior sin embargo a los registros de dos dígitos conseguidos en los últimos ejercicios.

Recetas contra la crisis

Deutschland Magnetschwebebahn Transrapid 09

Cooperación económica: el grupo alemán ThyssenKrupp venderá la tecnología del tren de levitación magnética Transrapid a China.

Para afrontar la crisis, ambos mandatarios han aludido a los respectivos paquetes económicos aprobados por sus gabinetes, con un monto de 80.000 millones de euros en el caso alemán y de 450.000 millones en el de China. Además, han alertado del riesgo de caer en el proteccionismo como receta para superar la recesión. Tanto Merkel como Wen se han mostrado confiados en que la cooperación les ayudará a vencer la crisis. "Podemos intensificar nuestra cooperación y superar la crisis conjuntamente", aseguró el primer ministro chino.

La canciller alemana, además, se encargó de destacar el necesario creciente papel de China en los organismos internacionales. En ese sentido, Merkel afirmó que el G-8, el grupo de los siete países más ricos del mundo y Rusia y donde no figura China, ya no es suficiente para encontrar soluciones a determinados problemas internacionales. Así, las conversaciones con el denominado G-5 -formado por China, India, Sudáfrica, México y Brasil- se verán ampliadas para dar cabida al grupo de países emergentes.

Fortalecimiento de los lazos económicos

La visita de Wen a Berlín sirvió también para que ambos países cerraran diversos acuerdos económicos. Uno de ellos supondrá la venta por parte del grupo alemán ThyssenKrupp de la tecnología del tren de levitación magnética Transrapid. Por su parte, el grupo industrial chino Sany suscribió otro contrato para la construcción de una fábrica de maquinaria en las cercanías de Colonia, que supondrá una inversión cercana a los 100 millones de euros y la creación de 600 empleos. Finalmente, el grupo automovilístico alemán Daimler fabricará camiones en China.

Por otro lado, Berlín y Pekín acordaron la creación de un grupo de trabajo en materia de protección del medio ambiente. La primera reunión del grupo tendrá lugar, previsiblemente, el próximo mes de junio, durante la visita que el ministro de Medio Ambiente alemán, Sigmar Gabriel, tiene previsto realizar a China.

La cuestión del Tíbet

Dalai Lama mit Angela Merkel

China y Alemania superaron el mal momento en las relaciones bilaterales tras el encuentro entre Merkel y el Dalai Lama.

La visita del primer ministro chino a Alemania ha supuesto un espaldarazo definitivo a las relaciones bilaterales entre ambos países, que quedaron tocadas después que Merkel recibiera al líder espiritual tibetano, el Dalai Lama, a finales de 2007. Un conflicto que se repitió el año pasado, cuando China anuló su participación en una cumbre chino-europea en Bruselas después que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se hubiera reunido con el Dalai Lama.

Respecto a Berlín, Pekín ya ha pasado página. No en cuanto a París. En su gira europea, Wen visitará, además de Alemania, Suiza, Gran Bretaña, España y las instituciones europeas en Bruselas, pero no Francia.

Pese a todo, la canciller alemana aprovechó su encuentro con Wen para pedirle que reemprenda el diálogo con el Dalai Lama y para ofrecer la "contribución constructiva" de su gobierno para hacerlo posible.

DW recomienda