1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Alemania votará con lápiz y papel

El Tribunal de Karlsruhe declaró anticonstitucional el uso de ''urnas electrónicas'' en las elecciones de 2005. El sistema es poco fiable, dice el fallo. Éste repercutirá en el proceso electoral federal de 2009.

default

Las urnas electrónicas objeto de la polémica.

En las próximas elecciones alemanas, en septiembre de 2009, no será posible votar en forma electrónica. Así lo decidió hoy (03.03.2009) el Tribunal Constitucional de Alemania. La técnica es difícil de controlar y tiene errores, consideró el Tribunal, lo que "no garantiza una votación secreta y un control democrático del cómputo".

Con el empleo de las urnas electrónicas se aspiraba a facilitar, mejorar y acelerar el proceso de las elecciones. Sin embargo, hay quienes creen que los aparatos pueden manipularse. Dos ciudadanos se querellaron contra el resultado de las elecciones del 2005, poniendo en duda el escrutinio.

El caso terminó ante el Tribunal Constitucional. Éste falló que por lo menos los aparatos usados hasta ahora en Alemania (ESD1 y ESD 2) no son lo suficientemente confiables.

En las últimas elecciones, en 2005, dos millones de electores de 39 distritos electorales votaron electrónicamente: simplemente presionando una tecla en una tablero que hacía las veces de papeleta electoral. El elector podía controlar su entrada de datos a través de una pequeña pantalla LCD, pero sin recibir una confirmación impresa.

"Urnas fáciles de manipular"

Muchas voces se alzaron contra las urnas electrónicas "por su fácil manipulación", entre ellas las de miembros del “Caos Computer

Verfassungsgericht entscheidet über Einsatz von Wahlcomputern

Tribunal Constitucional de Karlsruhe.

Club”, que también lo ha demostrado. Cambiando los módulos de memoria, algo que se puede hacer en pocos minutos, el aparato ya no cuenta los votos introducidos, sino que proporciona los que están en la nueva memoria.

Lo peligroso es que las urnas electrónicas teóricamente siempre se pueden manipular, ya que se encuentran en lugares accesibles a muchas personas, ya sean los empleados de las administraciones municipales o por el personal de limpieza.

El mayor problema, según el "Caos Computer Club", es que los estándares de seguridad de los aparatos no son lo suficientemente altos como para hacer imposible la manipulación. La portavoz del "Caos Computer Club", Constanze Kurz, explica que al principio las urnas electrónicas estaban aseguradas sólo con un sello de papel.

Aunque el sellado ya ha mejorado algo, aún no garantiza la seguridad absoluta, porque aún se puede imitar e incluso pedir por Internet. Lo mismo ocurre con los precintos que se colocan en el exterior del aparato: son baratos, de baja calidad y pueden cortarse y reemplazarse con facilidad.

Tecnología poco confiable

El voto electrónico se practica desde hace décadas.

USA Wahlmaschinen Inspektion

Inspección en una urna electrónica en EE.UU.

Sin embargo, hasta ahora principalmente se empleaban aparatos que perforaban una tarjeta, la que era leída y evaluada mecánicamente. Pero ese metódo también es problemático.

Ello pudo constatarse en las elecciones presidenciales del año 2000 en EE.UU.: muchas de las tarjetas perforadas tuvieron que ser contabilizadas a mano porque el cómputo automático no era fiable.

La mayoría de las personas ve en las urnas electrónicas sólo una caja negra, sin comprender su forma de funcionamiento. Por ello, los expertos del "Caos Computer Club" de momento abogan por no emplearlas.

Dicen que la votación tradicional es menos propensa a las manipulaciones y que la construcción de urnas electrónicas seguras sería muy costosa. Constanze Kurz: “Si los estándares de seguridad fueran tan altos como los de los cajeros automáticos, ningún municipio podría permitirse la adquisición de las urnas electrónicas.”

DW recomienda