1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Alemania: vicecanciller propone ley de comercio de armas

Las críticas a la exportación de armamento a Arabia Saudita parecen surtir efecto: el vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, pide promulgar una ley que defina cuándo es permisible hacer negocios con armas.

El vicecanciller y ministro de Economía de Alemania, Sigmar Gabriel.

El vicecanciller y ministro de Economía de Alemania, Sigmar Gabriel.

Ni tanques de guerra ni municiones: el armamento fabricado en Alemania no debería ser exportado –ni directa ni indirectamente– hacia países donde se registren conflictos armados o graves violaciones de derechos humanos. Esa es la posición de la oposición en el Bundestag, de los portavoces de las iglesias cristianas y de los activistas en numerosas organizaciones no gubernamentales cuando condenan el recurrente envío de armas "made in Germany" a Arabia Saudita, entre otros países.

A principios de enero, cuando se supo que Riad había ordenado la ejecución de 47 personas, las críticas volvieron a llover sobre el Gobierno germano. ¿Cómo podía decir el vicecanciller Sigmar Gabriel que Alemania aplicaba una política de exportación de armamento restrictiva cuando Arabia Saudita seguía estando entre sus clientes? La prensa cita un documento aún no publicado en el que el Ministerio de Economía admite un aumento del 28 por ciento en las exportaciones a Arabia Saudita al comparar el año 2015 con el 2014.

Gabriel, quien lleva las riendas de esa cartera, ha justificado esa cifra alegando que muchos de los envíos recientes fueron aprobados por el Gobierno anterior, cuando su partido estaba en la oposición; el socialdemócrata asegura que él no le ha dado luz verde a ninguna exportación de tanques o ametralladoras hacia Arabia Saudita. No sólo eso: Gabriel acaba de recomendar la redacción y promulgación de una ley de exportación de armamento para definir cuándo es permisible hacer negocios con armas y cuándo no.

Un tanque de combate tipo Leopard 2.

Un tanque de combate tipo Leopard 2.

Directriz con “puerta trasera”

La directriz vigente en esa materia –los Principios Políticos del Gobierno Federal para la Exportación de Armamento Bélico–, que data de 2000, establece que “la consideración de la situación de los derechos humanos tendrá un peso especial en la toma de decisiones”. Pero esos lineamientos no tienen carácter de ley; ellos invitan al Ejecutivo a que se comprometa a cumplir lo allí estipulado y, al mismo tiempo, dejan abierta la puerta trasera para que el Gobierno pueda justificar la aprobación de exportaciones controvertidas.

Eso es lo que ha hecho un Gobierno tras otro al argumentar que existen “intereses en materia de política exterior y política de seguridad” que demandan la aplicación de excepciones. Cuando le ha dado el visto bueno a exportaciones hacia Arabia Saudita, el Ejecutivo alemán ha enfatizado que ese país es un factor estabilizador en el Medio Oriente y un importante aliado de Berlín. De ahí que la actual oposición en el Parlamento alemán le tome la palabra a Gabriel y demande una ley más severa, vinculante y válida ante los tribunales para regular el negocio con las armas.

Una ley más severa y vinculante

El experto en política exterior de La Izquierda, Jan van Aken, subraya que la ley en cuestión no debe ser una mera transcripción de los Principios Políticos del Gobierno Federal para la Exportación de Armamento Bélico porque ese texto no les da a los derechos humanos el rol preponderante que deberían tener en el asunto. Pero, a juzgar por declaraciones recientes de Gabriel, todo apunta a que eso es precisamente lo que tiene en mente. “Los derechos humanos deben ser el criterio absoluto y no deben hacerse excepciones”, sostiene Van Aken.

A juicio de Joachim Pfeiffer, vocero parlamentario de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU) en asuntos económicos, “las directrices vigentes para la exportación de armamento alemán ya son bastante claras y están entre las más severas del mundo”. A sus ojos, armonizar los distintos lineamientos para el comercio de armas en la Unión Europea es más importante que una decisión unilateral en Berlín.


DW recomienda