1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía alemana

Alemania seguirá subvencionando las compras de coches nuevos

Dos millones de personas más podrán beneficiarse en Alemania de los 2.500 euros que el Gobierno entrega a quienes canjeen su vehículo viejo por uno de primera mano. Tras mucho discutir, el plan de ayuda fue ampliado.

default

Hasta finales de 2009 habrá ayudas para la compra de coches nuevos en Alemania.

El gabinete del Gobierno alemán resolvió ampliar el presupuesto destinado al plan por el cual quienes envíen coches de más de 15 años al desguace recibirán una subvención estatal de 2.500 euros para la adquisición de un auto nuevo.

El plan forma parte del segundo programa de coyuntura destinado a revitalizar la economía alemana, en la que la industria automotriz, afectada por la crisis financiera internacional, juega un papel clave.

Así, el fondo del que procede el dinero para el apoyo a los compradores de automóviles se amplió, tras un largo debate sobre la efectividad real de estas medidas y sobre los límites de las mismas, hasta los 5.000 millones de euros y habrá incentivos como máximo hasta fin de año. Gracias a la prolongación de las ayudas se prevén 800.000 nuevas ventas de vehículos.

5.000 millones de euros son “el límite”

Que los 2.500 euros animarían a tantos en Alemania a desguazar sus coches viejos no estaba previsto en la cancillería berlinesa. El resultado: los 1.900 millones de euros que el Gobierno alemán esperaba gastarse inicialmente se quedaron pronto cortos. Según la Oficina Federal de Economía y Control de Exportaciones (BAFA), 1,2 millones de personas han solicitado hasta ahora beneficiarse de las ayudas, lo que equivale ya a unos 3.000 millones de euros en gastos a cargo de las arcas del Estado.

El plan, que ya desde el principio causó grades controversias, recibe ahora 3.500 millones de euros más. Esto aumentará en 4.200 millones de euros lo que el Estado alemán se gasta en él porque se contabilizan unos 700 millones de euros adicionales sólo en intereses. Sumando se obtienen los 5.000 millones que, según el Gobierno alemán, son el "límite definitivo" para el plan, comunicó el portavoz del Ministerio de Finanzas Torsten Albig.

Al dinero pueden aspirar quienes hayan estado en posesión al menos durante 12 meses de un vehículo de más de nueve años de antigüedad y quieran cambiarlo por uno de kilómetro cero.

Unos aplauden, otros critican

Como era de esperar, la industria automotriz saludó la decisión del Ejecutivo. "Vuelven la seguridad y la tranquilidad", dijo el portavoz de la Federación alemana de la Industria de Automotriz, Helmut Blümer, para luego considerar que el plan canje es un "gran acierto político para la clase media" y, además, ayuda a distribuidores y comerciantes y contribuye a garantizar los empleos.

La otra cara de la moneda la representaron los ecologistas y algunos economistas que desde el principio criticaron la medida. Según el partido de Los Verdes, estas subvenciones generan efectos sólo de corto plazo y son un obstáculo para la sustitución paulatina de los coches contaminantes por otros favorables al medioambiente. Nadie que se compre un vehículo ahora, aprovechando las ayudas, querrá adquirir en los próximos años un auto más ecológico, se quejó la portavoz parlamentaria del grupo, Renate Künast.

De la misma opinión son las agrupaciones ecologistas, que reclaman el inmediato cese del plan y dicen ver en él errores básicos de concepción. Los incentivos tampoco se libran de recibir críticas por parte de los sectores mercantiles: "Hay que renunciar a estas formas de subvención", sostuvo uno de los “sabios” de la economía alemana, Wolfgang Franz, quien tildó en la cadena de televisión pública alemana ZDF la idea de gran fiasco. Y los ciudadanos pagarán el precio, recordó Franz, materializado en mayores deudas del Estado o más impuestos.

Autor: Luna Bolívar/ dpa

Editora: Mirra Banchón Ramírez

DW recomienda