Alemania se presenta como ″socia y amiga″ de la ″primavera árabe″ | El Mundo | DW | 08.01.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Alemania se presenta como "socia y amiga" de la "primavera árabe"

El ministro alemán de Asuntos Exteriores realiza un viaje por países del norte de África donde paso a paso va concretándose el rumbo de la llamada “primavera árabe”. Alemania apoya el “cambio a traves del comercio."

default

Guido Westerwelle fue recibido por representantes del gobierno libio.

Alemania no participó en la misión internacional a raíz de la cual resultó derrocado y muerto el ex líder libio Muamar al-Gadafi. Esta posición le valió críticas al gobierno germano, que sin embargo no dudó en apoyar a la insurgencia, ni en reconocer al Consejo Nacional de Transición como gobierno legítimo en Libia.

Precisamente esto fue lo que reconocieron las nuevas autoridades libias este domingo (08.01.2012) ante la visita a Trípoli del ministro de RR.EE. germano. Aschur bin Chaial, homólogo libio de Westerwelle, aseguró que la negativa alemana a participar en la misión internacional “no tendrá consecuencias negativas” sobre las futuras relaciones libio-germanas.

Quedaron atrás así las declaraciones pronunciadas hace meses por el mismo Consejo de Transición, en cuanto a que la negativa alemana sería tomada en cuenta sobre todo al momento de establecer una nueva política de comercio exterior.

Hoy, Chaial dijo que la posición alemana fue “independiente”, y ponderó el hecho de que el propio Westerwelle visitó el bastión insurgente de Bengasi el pasado verano.

Aussenminister Westerwelle besucht Libyen

Llegada de Westerwelle al aeropuerto de Trípoli.

Por su parte, el diplomatico alemán ofreció más apoyo al país norafricano. “Queremos que Libia vaya por un camino positivo hacia una sociedad plural, que ofrezca oportunidades a sus ciudadanos”, dijo.

Westerwelle presentó a Alemania como “amigo y socio” de la “nueva Libia”. Además de la oferta para colaborar en la construcción de hospitales y otras obras de infraestructura, el funcionario germano anunció que se planea el establecimiento de un Instituto Goethe en Libia, con lo cual se intensificarían los lazos culturales entre ambos países.

El pueblo libio será el encargado de definir su propio futuro, manifestó el visitante alemán. “Tal fue el sentido de la revolución: el que Libia se convirtiera en un país libre y autónomo.”

La “primavera árabe”, un año después

Pero en Libia, como en otros países de la llamada “primavera árabe”, está por verse exactamente qué significa esa libertad y autonomía. Mientras Westerwelle departía con su homólogo, el nuevo líder libio, Mustafá Abdul Jalil, recibía al presidente de Sudán, Omar al Bashir. Sobre éste pesa una orden internacional de arresto bajo la acusación de crímenes de lesa humanidad cometidos en Darfur, y genocidio.

Libyen Bundesaußenminister Guido Westerwelle und Bundesentwicklungsminister Dirk Niebel

Alemania fue de los primeros países en reconocer al Consejo Nacional de Transición. (Archivo)

Horas antes de la llegada de Westerwelle, Jalil anunció que Libia hará grandes inversiones agrícolas e inmobiliarias en Sudán. Así, la lista de socios del nuevo gobierno libio incluye a naciones y regímenes de características muy distintas, e incluso opuestas.

La próxima etapa en el viaje del ministro alemán por tierras africanas es Túnez, país que podría dar más ejemplos del incierto paso de algunos países árabes a la democracia. Para muchos tunecinos, las semanas que siguieron al derrocamiento de Zine el Abidine Ben Ali transcurrieron en medio del caos y la anarquía.

A unos días de cumplirse el primer aniversario de la revolución tunecina, la inversión extranjera tarda en llegar, y la tasa de desempleo ha subido en un cinco por ciento. El nuevo gobierno de tendencia moderada llamó a los distintos actores sociales a parar las protestas, y se esfuerza por corregir el rumbo de la economía.

De modo que durante esta gira, Guido Westerwelle ha visitado países vistos por Alemania como una oportunidad para fomentar exportaciones y solidificar lazos bilaterales, esperando de que la “primavera árabe” convierta en realidad la doctrina del “cambio democrático a través del comercio”.

Autor: Enrique López

Editora: Emilia Rojas-Sasse

DW recomienda