Alemania: ¿resfriado veraniego en la economía? | Economía | DW | 14.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Alemania: ¿resfriado veraniego en la economía?

El PIB alemán se redujo en el segundo trimestre de este año un 0,2 por ciento en comparación con el trimestre anterior. Los expertos hablan, sin embargo, de un fenómeno coyuntural y pasajero.

¿Un resfriado veraniego en la economía alemana? ¿O el anuncio de una seria gripe? La crisis de Ucrania, el boicot de Rusia, la explosiva situación en el Oriente Próximo Oriente, eventuales cuellos de botella en el abastecimiento de petróleo y gas, un euro fuerte, que encarece los productos alemanes en los mercados mundiales: nada que pueda agradar a los empresarios en Alemania.

No puede extrañar entonces que el comercio exterior se resienta y los ejecutivos, en vista de las inseguridades a nivel internacional, pospongan inversiones. Lo cual tiene consecuencias para el PIB: entre abril y junio de este año, el PIB de Alemania cayó un 0,2 por ciento con respecto al trimestre anterior.

¿Al resfrío sigue la gripe?

¿Es el anuncio de una serie gripe en los próximos meses? “No, se trata solamente de un contratiempo pasajero y no veo peligro de recesión”, dice Jörg Krämer, economista jefe del Commerzbank,

El Instituto de Investigaciones Económicas (DIW), con sede en Berlín, dirige la atención a un efecto estadístico: “El débil crecimiento en estos tres meses se debe en buena parte a que el crecimiento en el primer trimestre fue muy fuerte, sobre todo en el sector de la construcción, impulsado por el benigno tiempo en invierno”, dice Ferdinand Fichtner, director de Estudios de Coyuntura del DIW.

Ver el video 01:36

Ralentización del crecimiento económico mundial

En el primer trimestre, la economía alemana había crecido un 0,7 por ciento. Se había beneficiado sobre todo del buen tiempo en la estación fría. Muchas inversiones en el sector de la construcción fueron adelantadas y faltaron en primavera. Pero también las compras de máquinas y equipos disminuyeron.

Crecimiento anual asegurado

Como además las exportaciones aumentaron menos fuertemente que las importaciones, el comercio exterior enfrió aún más la coyuntura. Impulsos provinieron del consumo privado y el sector público. Ambos hicieron aumentar ligeramente la demanda agregada. El Gobierno alemán sigue contando para 2014 con un crecimiento económico del 1,8 por ciento y para 2015, de un 2 por ciento.

Debido a la crisis de Ucrania y crecientes inseguridades en el mundo, muchos economistas e institutos privados redujeron, no obstante, sus expectativas para este año. “Bajamos nuestro pronóstico crecimiento para 2014 de 2,0 a 1,7 por ciento”, dice Krämer. Acotó, no obstante, que “la mayoría de los países de la eurozona nos envidian por ese crecimiento”.

Audios y videos sobre el tema