1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Alemania: rechazan demanda por implantes mamarios con silicona industrial

El Tribunal Federal Supremo (BGH) desestimó la acusación contra TÜV Rheinland presentada por alemana con implantes mamarios de la empresa Poly Implant Prothèse (PIP), ya condenada a indemnizar a 7.000 latinoamericanas.

Cirujanos implantan mamas de silicona en Nizza, Francia.

Cirujanos implantan mamas de silicona en Nizza, Francia.

Hace ya más de siete años que salió a la luz el escándalo de los implantes mamarios de PIP. Desde entonces, las víctimas luchan por una compensación económica. Sin embargo, al menos en Alemania, las afectadas han visto sus esperanzas hechas añicos. "La empresa certificadora no ha vulnerado obligación alguna en el control del fabricante francés PIP”, fue el veredicto.

En 2010 se descubrió que PIP había usado para sus implantes silicona industrial no adecuada para su uso humano. Solo en Alemania, más de 5.000 mujeres se vieron afectadas por el escándalo. Estas mujeres recibieron la recomendación de quitarse estos implantes por su seguridad.

¿En dónde quedó la responsabilidad de TÜV Rheinland?

La empresa TÜV fue la encargada de certificar la seguridad de PIP, pero no notó nada en los numerosos controles efectuados. Antes de que los expertos se presentaran a los controles, se cambiaba la silicona industrial barata por un gel de gran calidad permitido. Según las demandantes, el fraude debería haberse descubierto mucho antes si TÜV hubiera llevado a cabo controles en profundidad.

Sin embargo, el BGH no ve indicio alguno de negligencia por parte de la empresa alemana. En el proceso, una jubilada de 67 años de Ludwigshafen pedía al menos 40.000 euros de indemnización. En 2008, se dejó extirpar el pecho porque en su familia había varios casos de cáncer y después le pusieron los implantes de PIP.

Unas 7.000 latinoamericanas deben ser indemnizadas, pero…

Su denuncia fue la primera que llegó al BGH. Con la sentencia de hoy se crea también una línea a seguir para el resto de procesos. El caso fue analizado primero por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que sentenció en febrero que TÜV no estaba obligada a realizar controles sorpresa sin motivo.

En Francia se produjo en enero de este año una condena contra TÜV que la obliga a indemnizar a más de 20.000 mujeres, de ellas unas 7.000 latinoamericanas. TÜV anunció que apelará.

Cientos de miles de mujeres se colocaron las prótesis fabricadas con la silicona industrial de la firma PIP, empresa que desapareció como consecuencia del escándalo destapado en marzo de 2010. Por eso, aunque ha habido condenas en firme, las afectadas siguen sin saber hoy si cobrarán una indemnización. 

El uso de la silicona barata tuvo efectos graves para la salud de las mujeres, como rotura de las prótesis o deformaciones. También la inflamación del tejido circundante e incluso la sospecha de que el gel utilizado puede ser cancerígeno. A causa de ello, decenas de miles de afectadas se sometieron a dolorosas operaciones para extirpar los implantes.

JOV (dpa, epd, Reuters)

DW recomienda