1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

"Alemania puede ayudar a Túnez de manera sostenible“

Tras seis años del derrocamiento del dictador Ben Ali, Túnez sigue teniendo muchos retos a los que enfrentarse. Alemania apoya a Túnez, pero algunos problemas debe solucionarlos el país por sí solo, dice Moncef Slimi.

DW: Este martes, el primer ministro tunecino, Youssef Chahed, visita a la canciller Angela Merkel. Chahed está en el cargo desde agosto de 2016. ¿Qué balance haría usted de su política durante estos meses?

Moncef Slimi: Es todavía muy pronto. Se puede decir que está intentando sacar adelante las reformas políticas y económicas. Sobre todo intenta reducir el desempleo que afecta a mucha gente joven y sin formación.

La tasa general de desempleo es del 15%. Además, a esto hay que añadirle la falta de confianza de las empresas e inversores.

¿Qué frena a los inversores?

La inseguridad de no saber si las reformas se llevarán a cabo. El Gobierno apuesta por un rumbo económico liberal que es sospechoso para los sindicatos, sobre todo para el poderoso UGTT, por lo que siempre se originan tensiones y se convocan huelgas. Además están el crimen organizado y la corrupción. En el índice de corrupción de Transparencia Internacional de 2015, Túnez se halla en el puesto 75. No es precisamente un lugar convincente y, por eso, los inversores reaccionan de manera reservada.

En Alemania, la gente está algo irritada, porque muchos tuncecinos no quieren que sus compatriotas yihadistas sean devueltos al país. Tenemos el caso de Amis Amri, quien mató a doce personas en un mercado navideño en Berlín el pasado diciembre. ¿Cuál es el estado actual del debate?

Slimi Moncef, redactor de DW.

Slimi Moncef, redactor de DW.

El país está dividido en este tema. Parte de la sociedad civil, repito parte, pero también algunos órganos de seguridad están de hecho en contra de que los yihadistas tunecinos sean devueltos al país. Pero es que algunos tunecinos están convencidos de que los terroristas yihadistas en Europa tienen doble nacionalidad o son solo ciudadanos europeos, de Francia o Alemania. Y esto es una equivocación. Pero así se puede explicar por qué en una manifestación en Túnez se podía ver una pancarta, donde se decía que Túnez no es el basurero de Alemania. Al mismo tiempo, los manifestantes están también preocupados.

¿Por qué?

En Túnez murieron más de 300 personas en diversos atentados yihadistas en los últimos años. Ahora, muchos ciudadanos están preocupados de que los tunecinos formados como yihadistas en zonas de conflicto, como Irak y Siria, regresen a Túnez y conviertan también al país en un campo de batalla. Además, mucha gente duda que las instituciones jurídicas y policiales sean capaces de controlar a los yihadistas. El presidente del partido islamista Ennahda, Rachid Al Ghannouchi, explicó una vez que los yihadistas arrepentidos y que no hubieran cometido un crimen, podrían tomar parte en cursos de desradicalización en la cárcel. En la actualidad, 2.000 yihadistas participan en dicho programa. Además, las cárceles están rebosadas de presos y no son adecuadas para este tipo de reclusos.

En estos días, la organización Amnistía Internacional culpó a las autoridades tunecinas de usar arbitrariamente la tortura. Algunos casos están incluso bien documentados. ¿En qué contexto tienen lugar dichos casos?

Las fuerzas de seguridad no están suficientemente reformadas. Precisamente Alemania está ayudando a Túnez con las reformas. Pero, hasta ahora, la cosa va lenta y lo que se ha conseguido, no ha mostrado efecto alguno. Amnistía Internacional señala 23 casos concretos. Además, Túnez se halla en la fase de transición de una dictadura a una democracia. En este caso se habla de "justicia de transición”.

En Túnez existe una "Comisión para la verdad y la dignidad", que se encarga también de estos casos mencionados, pero hasta ahora la cooperación entre las fuerzas de seguridad y dicha institución no funciona. La población civil teme que las fuerzas de seguridad se conviertan en intocables y estén fuera del alcance del Estado de Derecho.

¿Dónde podría ayudar Alemania de manera más efectiva?

Alemania puede ayudar a Túnez de manera efectiva y sostenible. Esto es válido desde el punto de vista económico, político y especialmente en el desarrollo de las instituciones. Alemania tiene mucha experiencia por la reunificación alemana, en el proceso de transformación de una dictadura a un Estado de Derecho. Esas experiencias son muy útiles para Túnez.

Moncef Slimi es miembro de la redacción árabe y experto en el Magreb de Deutsche Welle. Es tunecino.

 

DW recomienda