1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Alemania prevé violentas protestas contra cumbre del G20

Deutschland Beginn der Justizministerkonferenz von Bund und Ländern (picture-alliance/dpa/U. Anspach)

El ministro alemán de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas.

El ministro alemán de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, advirtió este 1 de julio de que se actuará con firmeza contra los manifestantes violentos durante la cumbre del G20, los próximos días 7 y 8 en Hamburgo, y para los que hay convocadas una veintena de manifestaciones de diverso signo. La Constitución alemana ampara el derecho a la manifestación pacífica, recordó Maas, en unas declaraciones al grupo mediático Redaktionsnetzwerk (RND), donde afirmó que toda crítica que se mueva en esos términos es "bienvenida".

Quien pretenda utilizar la cumbre como "escaparate para la violencia" deberá contar con la "acción contundente y decidida" por parte de los estamentos de seguridad, añadió, para advertir que acciones como "atacar a la Policía o incendiar ruedas" son delito. Las autoridades alemanas han preparado un dispositivo de seguridad extraordinario para la cumbre de Hamburgo, en la que la canciller Angela Merkel recibirá a los líderes de las potencias industriales y países emergentes.

Deutschland G20 in Hamburg (Getty Images/M. MacMatzen)

El Centro de Convenciones de Hamburgo.

Las autoridades toman medidas de prevención

En el operativo intervendrán unos 15.000 efectivos procedentes de distintos estados federados del país tanto por la alarma terrorista que rige de forma general en todo el país, al igual que en buena parte de Europa, como en previsión de incidentes. En el centro de Hamburgo, donde se encuentra el centro de congresos que acogerá las sesiones y las correspondientes delegaciones de los 20 países implicados, imperará la prohibición de manifestación. Asimismo, se establecerán zonas de exclusión a todo acto político para los recorridos desde el aeropuerto de la ciudad a los distintos hoteles donde se alojarán los líderes y sus delegaciones.

Las autoridades han dispuesto, asimismo, un centro provisional de detención, con capacidad para 400 personas, en un solar de la ciudad anteriormente utilizado para organizar la acogida de refugiados. Las convocatorias a manifestaciones y otros actos de protesta contra el G20 comenzarán ya este domingo 2 y se sucederán hasta el mismo sábado 8, coincidiendo con la clausura de la cumbre. Las concentraciones serán de distinto signo, desde grandes marchas convocadas mayoritariamente por colectivos de izquierda y ecopacifistas a acciones de protesta de grupos radicales y los llamados autónomos, así como partidarios o detractores de Erdogan.

G20-Camp in Hamburg (picture-alliance/dpa/C. Sabrowsky)

“Estamos aquí y vamos a acampar”

Las protestas comienzan este 2 de julio

Las fuerzas de seguridad cuentan con la presencia de entre 8.000 y 10.000 manifestantes dispuestos a la violencia, entre los radicados en Hamburgo –en torno a la Rote Flora, una casa ocupada cercana al centro de congresos donde se celebrarán las sesiones– y los llegados del resto de Alemania y países vecinos. Desde la Rote Flora se ha lanzado la convocatoria "Bienvenidos al infierno", cuyo propósito explícito es tratar de impedir o al menos obstaculizar la cumbre con acciones tales como bloqueos de los accesos a las sesiones.

Al margen de la convocatoria de los radicales se temen asimismo incidentes en la gran manifestación convocada para el sábado 8, en la que están implicados colectivos procedentes de distintas partes del mundo, incluidos Siria, Estados Unidos y Colombia. Sus organizadores en Alemania habían pedido autorización para permitir la instalación de una gran acampada en el parque central de la ciudad, con capacidad para alojar a decenas de miles de personas. La llamada "acampada anticapitalista" no ha sido autorizada, alegando razones de seguridad, y los sucesivos recursos presentados ante instancias judiciales no han tenido éxito, por lo que sus organizadores buscan ahora alternativas de alojamiento. (EFE)