Alemania pide diálogo directo entre Pekín y el Dalai Lama | Política | DW | 16.03.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Alemania pide diálogo directo entre Pekín y el Dalai Lama

Desde su exilio, el Dalai Lama acusó a China de pretender un "genocidio cultural" contra la población tibetana. En Alemania, la canciller Angela Merkel dijo que el diálogo es la única solución para la crisis en Lhasa.

default

El Dalai Lama, líder espiritual del Tibet.

Es difícil obtener reportes precisos y actuales de la situación que impera en Lhasa, capital del “territorio autónomo del Tibet” según la denominación oficial china. Tras las protestas ciudadanas y la correspondiente reacción de las fuerzas de Pekín, el pasado viernes, el panorama era como el de un pueblo fantasma: autos destrozados e incendiados, y en el aire, el humo de los más de cien negocios que fueron presa de las llamas.

Demonstranten tummeln sich auf brennenden Trümmer in den Straßen von Lhasa, Tibet

Lhasa luce como pueblo fantasma.

Tanques y barricadas

Poco a poco van llegando a Pekín grupos de turistas provenientes del Tibet. Según dicen, las violentas manifestaciones los tomaron compeltamente por sorpresa.

La mayoría de los paseantes aún se encuentran bajo el impacto de tales acontecimientos: hablan de muchos heridos, de vehículos blindados y de los grandes contingentes de las fuerzas de seguridad chinas.

A fin de evitar que se extienda la protesta, agregan, el gobierno chino ordenó levantar barricadas. La mayoría de los tibetanos se ha encerrado en casa, presa del temor.

Muchos hogares en Lhasa exhiben banderas blancas en las ventanas. Sus habitantes pretenden protegerse de la indignación masiva que no se dirige hacia el propio pueblo, sino a la ocupación china.

En Pekín, las noticias sobre la violencia en el Tibet sólo fueron transmitidas luego de que se multiplicaron los reproches internacionales por la censura sistemática en China. Informes chinos hablan de 10 muertos; fuentes tibetanas indican que fueron más de 100 las bajas.

China Tibet Demonstration in Lhasa Polizei

"Completa ocupación militar" en la capital tibetana.

“Genocidio cultural”

Entre tanto, el líder espiritual del Tibet, el Dalai Lama, acusó a China de pretender llevar a cabo un “genocidio cultural”. Desde su exilio en la India, afirmó que el gobierno de Pekín “intenta lograr la paz en la región del Himalaya a través de la violencia”. Si esta política no sufre transformaciones, agregó, más seres humanos podrían perder la vida por las protestas.

El gobierno tibetano en el exilio cuantificó en 80 el número de víctimas mortales por las protestas en Lhasa. Consideró además que la presencia militar de China se ha extendido a todo el territorio del Tibet; los templos budistas se encuentran bajo estricta observación y la capital luce totalmente ocupada.

El Dalai Lama, por su parte, se pronunció por una investigación internacional. Dijo que no desea minar la soberanía territorial de china, sino que la población del Tibet goce de mayor autonomía.

China Tibet Demonstration in Lhasa Mönche

Manifestación ciudadana en medio de la vigilancia china.

Acerca de los próximos Juegos Olímpicos a realizarse en Pekín, el líder espiritual subrayó que “es responsabilidad moral de la comunidad internacional recordar a China que debe ser un anfitrión cabal”.

Reacciones en Alemania

La canciller alemana, Angela Merkel, urgió al gobierno de Pekín a entablar un diálogo directo con el Dalai Lama, como única vía sensata para alcanzar una solución al conflicto entre ambas partes. “La violencia, venga de donde venga, no es la mejor vía para solucionar diferencias que se dan de manera abierta”, señaló en Berlín.

Merkel se ganó la animadversión del gobierno chino cuando recibió al líder espiritual tibetano precisamente en la capital berlinesa, en septiembre pasado, y por ello mismo las relaciones entre Alemania y China se han visto mermadas en los últimos meses.

Bundeskanzlerin Angela Merkel empfängt am Sonntag, 23. Sept. 2007, im Bundeskanzleramt in Berlin den Dalai Lama

Angela Merkel recibió al Dalai Lama en septiembre de 2007.

El líder socialdemócrata, Kurt Beck, afirmó a su vez que los derechos humanos son indivisibles. “Debe aprovecharse cualquier oportunidad para promover, incluso ante el propio gobierno chino, una política acorde con estos principios”, dijo.

El ex ministro Jürgen Trittin y Volker Beck, de Los Verdes, emitieron un comunicado en el que llaman a las dos partes a guardar la mesura a fin de evitar una mayor escalación de la violencia en el Tibet. En tanto, este fin de semana tuvieron lugar manifestaciones en apoyo al gobierno tibetano en el exilio, en ciudades como Hamburgo, Berlín y Frankfurt.

Con información de Petra Aldenrath en Pekín y Sabina Matthay en Nueva Delhi.

DW recomienda