1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Alemania ofrece dinero para proteger la biodiversidad

Alemania aportará hasta el año 2012 unos 500 millones de euros y pondrá a disposición la misma suma a partir de 2013 para la protección de las especies, anunció Angela Merkel, en la Conferencia de Biodiversidad en Bonn.

default

(De izqu. a der.) S. Gabriel , ministro alemán de Medio Ambiente, Angela Merkel, canciller alemana, S. Harper, primer ministro de Canadá Jose Manuel Barroso, presidente de la UE.

La canciller alemana llamó a los participantes en la IX Conferencia de la Convención sobre Diversidad Biológica de la ONU a realizar un viraje en la lucha contra la extinción de las especies, para lo cual consideró necesario el compromiso financiero de los países industrializados.

También el presidente de la comisión ejecutiva de la Unión Europea, José Manuel Durão Barroso, apeló a los participantes de la reunión a actuar con urgencia para frenar la continua desaparición de especies. "Ha llegado el momento de multiplicar nuestros esfuerzos", sostuvo el presidente de la UE, quien, sin embargo, no prometió ayudas financieras europeas.

Biocarburantes: ¿solución o parte del problema?

En contra de las críticas de los ambientalistas, Barroso se manifestó partidario del uso de biocombustibles, pero aclaró que debían ser producidos de forma sostenible. "Los biocombustibles no deben ser parte del problema, sino que pueden y deben ser parte de la solución".

Las alocuciones de Merkel y Barroso marcaron el comienzo de la fase decisiva de la cita de dos semanas en Bonn, en la cual se celebran las negociaciones a nivel de ministros. Hasta ahora no se han conseguido resultados concretos por falta de consenso en los aspectos más importantes. La conferencia finaliza este viernes 30 de mayo.

La protección del Medio Ambiente no es gratuita, ni barata

Consenso hay entre los delegados de todo el mundo en que si siguen desapareciendo tantas especies y ecosistemas tanto al norte como al sur les va a resultar demasiado oneroso. Como ejemplo actual se ha puesto la reciente catástrofe causada por un ciclón en Birmania, cuyos efectos habrían sido menores si sus bosques de manglares que protegían la región no hubieran sido talados para instalar albercas para el cultivo industrial de camarones.

La tala masiva de los bosques tropicales podría forzar el calentamiento global. Un efecto que sumado a la depredación de los mares agravaría la situación alimentaria en las próximas décadas.

Sobre lo que si no hay acuerdo es sobre qué hacer para enfrentar la situación y sobre quiénes van a asumir los gastos. El clima dentro de los expertos y políticos ambientalistas está tan enrarecido como en la realidad. Al fin y al cabo, algunas propuestas para contrarrestar cambio climático afectarían duramente el desenvolvimiento de las economías de países en desarrollo y emergentes, entre los que se cuentan casi los latinoamericanos.

¿Pagarán los países industrializados por el oxígeno?

La desconfianza mutua es grande. Los países con bosques afirman que los países industrializados ofrecen dinero para la conservación de las reservas naturales sólo porque esperan explotar gratis los recursos de la Amazonía para la industria farmacéutica, por ejemplo.

La intención de Alemania y Noruega de pagar con dinero por la conservación de los bosques no ha sido recibida por todos con alegría. Ésta ha sido incluso interpretada como un intento de ofrecer un bombón a los países pobres para después obligarlos a poner en marcha medidas climáticas que pueden frenar sus economías.

Cumbre en la cuerda floja

El mismo Brasil intentó evitar durante la conferencia en Bonn que se tematice la producción de biocombustibles como factor destructor de los bosques. Pero aunque, entre tanto, los brasileños mismos presentaron una propuesta propia, a dos días de la culminación del evento, no hay aún un acuerdo. El Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF, ha advertido que la Cumbre pro Biodiversidad podría fracasar.

DW recomienda