1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Alemania: no hay vínculo entre detenidos y ataque en Bélgica

Dos sospechosos fueron atrapados por la Policía tras los atentados, por su presunta relación con los responsables de estos. No hay nuevas pistas.

La Fiscalía federal de Alemania confirmó este sábado (26.03.2016) que no ha encontrado relación alguna entre las dos personas detenidas en las últimas jornadas en Düsseldorf y Giessen en operativos realizados tras los atentados del martes 22 de marzo en Bruselas, Bélgica, y los ataques, donde 31 personas perdieron la vida. De los heridos, más de 60 permanecen hospitalizados con lesiones de diversa consideración.

Horas antes, fuentes policiales habían confirmado que los registros realizados en la casa de uno de los detenidos no habían reforzado la sospecha de una eventual relación con los ataques. De cualquier manera, el salafista Samir E., conocido en Renania del Norte-Westfalia por su relación con grupos religiosos radicales, seguirá detenido, pues las investigaciones en torno a su actividad reciente no han concluido.

“No se encontró nada que tuviera ni la más mínima relación con material explosivo o algo similar”, dijo un portavoz de la policía criminal alemana. Tampoco fueron detectadas comunicaciones sospechosas en su teléfono celular. Sin embargo, falta analizar su ordenador. E., de 28 años y alemán, habría sido interceptado en el verano de 2015 por las autoridades turcas junto a Ibrahim El Bakraoui -uno de los presuntos autores de los atentados de Bruselas- en la frontera con Siria, tras lo cual fueron deportados a Holanda.

Mensajes sospechosos

Además, la policía alemana detuvo la madrugada del jueves a un marroquí de 28 años en un control rutinario en la estación de ferrocarriles de Giessen (oeste). Este sospechoso, al que se encontraron documentos que apuntan a una reciente estancia en Bruselas, estaba en situación irregular en Alemania, con antecedentes delictivos en ese país y en Italia. El semanario Der Spiegel había informado que en su teléfono móvil habían quedado registrados dos mensajes de texto sospechosos el mismo día de los atentados.

En el primero de ellos se mencionaba el nombre de Khalid El Bakraoui, presunto autor del ataque en el metro de Bruselas, y en el siguiente, que entró unos minutos antes de ese atentado, la palabra “fin”, en francés.

Por su parte, el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, llamó a mantener la calma en la lucha contra el terrorismo. “Los terroristas quisieran extender su guerra hacia nuestras ciudades y nuestras mentes, llevarnos a una situación como de estado de sitio para imponernos su lógica perversa de violencia y odio”, dijo la autoridad, en declaraciones que reproducen este sábado diarios del grupo editorial Funke.

DZC (EFE, dpa)


DW recomienda