Alemania – España: “Un partido simbólico” | Futbol Internacional | DW | 17.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Futbol Internacional

Alemania – España: “Un partido simbólico”

Luis Milla, exjugador español que como entrenador conquistó para su país la Eurocopa Sub21 del 2011, conversó con Deutsche Welle sobre el partido que enfrenta a los dos últimos campeones del mundo.

El partido Alemania contra España de este martes (18.11.2014) en Vigo es un clásico moderno del fútbol internacional. Allí medirán fuerzas las dos máximas potencias del mundo en los últimos años; la selección campeona del 2014 en Brasil juega contra la triunfadora en Sudáfrica 2010 y las Eurocopas 2012 y 2008, donde también se vieron las caras en la final.

Deutsche Welle conversó sobre este importante y significativo duelo con Luis Milla, quien le dio el título europeo a España como entrenador de la selección Sub21 del 2011, la cuna de los jugadores que hoy representan el relevo generacional del equipo que dirige Vicente del Bosque.

Señor Milla, ¿cuál es el verdadero valor de un enfrentamiento amistoso entre Alemania y España en estos momentos?

Poder ver a dos potencias del fútbol siempre es valioso, en especial cuando se trata de dos grandes equipos en el que uno es el actual campeón del mundo y el otro su predecesor. Además, se miden dos países con ligas muy fuertes y atractivas, y poder ver eso siempre es interesante.

¿Aunque no haya nada en juego?

Yo no diría eso. Este partido, por lo menos para España, es muy importante para ver cómo van marchando los cambios que empezaron a hacerse después del Mundial. Un rival como Alemania nos va a dar una mejor idea del nivel en el que está el equipo, y servirá para evaluar la incorporación de los nuevos jugadores jóvenes que vienen de las inferiores y que ahora deben conducir a la absoluta.

Hay quienes ven también en este partido el relevo oficial de poder. Alemania asume la regencia del fútbol internacional que tenía España. ¿Usted también lo ve así?

El partido tiene esa simbología, es cierto. Pero también es un reto para ambos. España debe demostrar que después de lo acontecido en la Copa del Mundo sigue al nivel de Alemania. Aún así, lo más importante es probar a los jóvenes, mirar cómo van a llevar en el futuro a una selección que es difícil de cargar. Ellos tienen que poder asumir el peso de dos Eurocopas y un Mundial que están recibiendo.

¿Veremos a una nueva España?

Se van a ver nuevos matices, pero no puedes cambiar de fondo. No hay forma de transformar a Inistesta, a Ramos, a Piqué, en otro tipo de futbolistas. Hay cosas que deben perdurar, no se puede dejar de lado todo el camino recorrido. Lo esencial es conservar el estilo, que se siga reconociendo la filosofía de juego que identifica a España en el mundo.

¿Es eso posible con los nuevos jugadores?

Pese a la marcha de figuras claves como Xavi Hernández y Xabi Alonso creo que la nueva generación está en capacidad de darle continuidad a una idea. Por fortuna España tiene muchos centrocampistas inteligentes como Isco, Iturraspe, o Thiago, cuando se recupere, que entienden muy bien que el dominio de esa zona es el corazón de nuestro fútbol.

¿Usted entiende las críticas al seleccionador del Bosque por haber tardado tanto en la renovación de la plantilla del equipo español?

Yo no creo que se haya empezado tarde con la renovación de la plantilla de la selección. Hasta el Mundial había que respetar a ese bloque que lo ganó todo. Es cierto, en Brasil quedó la sensación de que jugadores importantes habían bajado el listón, que ellos llegaron muy justos y que por eso las cosas no funcionaron. Lo que quedó de todo eso fue un mensaje muy claro: hay que reciclar. Y ese proceso ya empezó con la introducción de nueva sangre.

¿Quizás se pudo haber hecho como Alemania que renueva su plantilla sobre la marcha?

El trabajo de Löw en ese aspecto es ciertamente meritorio, pero en el caso de del Bosque es claro que jugadores insignias como Xabi Alonso, Xavi Hernández, y otros, tenían que seguir y tenían que estar en el mundial después de todo lo que habían conseguido. Ahora ellos ya no están, y este es el momento de empezar a tirar de los nuevos, de empezar a darles recorrido y kilómetros a los jóvenes en las eliminatorias a la Eurocopa 2016.

Luis Milla ganó la Eurocopa 2011 con la Sub21 española junto a Thiago, Javi Martínez y Álvaro Domínguez.

Luis Milla ganó la Eurocopa 2011 con la Sub21 española junto a Thiago, Javi Martínez y Álvaro Domínguez.

¿Qué opina del trabajo del seleccionador Joachim Löw?

Alemania ha tenido mucha paciencia con su seleccionador. A Joachim Löw lo dejaron trabajar, confiaron en él, le dieron tranquilidad, respaldaron su idea de fútbol y apoyaron a los jugadores que escogió. A mí me parece muy loable y meritorio como se han hecho las cosas en Alemania. Haberse aferrado al entrenador y su idea rindió frutos: el título en el Mundial.

¿Y el inicio de una nueva era del fútbol internacional?

No lo sé, pero Alemania tiene los futbolistas y el concepto que se necesitan para marcar una era. Sus jugadores son talentosos, su fútbol atractivo y su idea brillante y con continuidad. Para los que amamos este tipo de fútbol, Alemania es un digno campeón que en el Mundial gustó y dio espectáculo con un estilo creativo, atractivo, bien estructurado, bien jugado. Alemania no ganó de cualquier forma, Alemania ganó buscando el protagonismo, queriendo la pelota. Ese camino no siempre es el más fácil y el reto es conservar esa línea.

¿Se nota entonces la influencia española en la Bundesliga?

Creo que sí. España fue por un camino que Alemania también lo recorre: darle continuidad a una idea, privilegiar al jugador talentoso e inteligente por encima del físico y potente, darle más valor a la creación y la comprensión del juego que al choque y la fuerza.