Alemania escéptica frente a reconciliación entre Fatah y Hamás | Política | DW | 05.05.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Alemania escéptica frente a reconciliación entre Fatah y Hamás

Tras reunirse con el presidente palestino, Mahmud Abbas, la canciller alemana Angela Merkel se mostró escéptica ante la reconciliación entre Fatah y Hamás. Sin embargo, ésta también es una oportunidad para lograr la paz.

default

Angela Merkel, canciller alemana, y Mahmud Abbas, presidente palestino.

En Berlín, la reconciliación entre Fatah y Hamás es vista con escepticismo, pero también como una oportunidad. En su encuentro de este jueves (05.05) con el presidente palestino, Mahmud Abbas, la canciller Angela Merkel pidió una pronta reanudación de las negociaciones de paz en Cercano Oriente. La jefa del gobierno alemán también defendió la necesidad de llegar a una pronta solución entre las partes en conflicto. "El tiempo apremia", advirtió Merkel.

La canciller alemana mantuvo una extensa reunión de una hora y media con el líder palestino. El tema central fue la reconciliación firmada este miércoles (04.05) en El Cairo por las dos organizaciones palestinas hasta ahora rivales, Fatah y Hamás, y otros once partidos palestinos. Ante esto Merkel se mostró escéptica, y también fue enfática en la posición de Alemania de no reconocer a Palestina como un Estado independiente.

Alemania y Francia: posturas contrarias frente a un Estado palestino independiente

Palestinien Abkommen zwischen Hamas und Fatah Flash-Galerie

Palestinos celebran la firma del acuerdo de reconciliación entre Fatah y Hamás.

La canciller habló en la misma línea del ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, que había indicado en la víspera que el Gobierno alemán no aceptará ninguna organización que ponga en duda el derecho a existir de Israel. Merkel aludió indirectamente al movimiento islamista Hamás, al considerar imprescindible el reconocimiento del Estado de Israel, la renuncia a la violencia y la disposición a negociar. "Los pasos unilaterales" no ayudan, dijo Merkel al finalizar su encuentro con el presidente palestino Abbas.

La postura alemana con respecto al plan palestino de pedir el reconocimiento de un Estado propio en la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2011 es contraria a la francesa. Alemania rechaza cualquier paso que no cuente con el consentimiento israelí. Así lo garantizó la canciller Merkel a Netanyahu en abril pasado, y así lo formuló hoy una vez más, con toda claridad, al reunirse en Berlín con el presidente palestino, Mahmud Abbas.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, por su parte, se mostró dispuesto a reconocerlo como Estado ante la ONU y "asumir su responsabilidad" si las negociaciones de paz siguen estancadas en septiembre, según dijo a la revista "L'Express". El mandatario galo mantuvo esa postura al recibir este jueves (05.05) en París la visita del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Hasta ahora hay ya más de 110 países que reconocen diplomáticamente a Palestina. Entre ellos figuran miembros de la UE, como Polonia, Rumania, Bulgaria, República Checa o Hungría. También gigantes como Brasil, China, India, Rusia o Sudáfrica.

Camino arduo por recorrer

Mahmud Abbas und Chaled Meschaal in Kairo

Mahmud Abbas, presidente palestino, y Khaled Meshaal, líder del Hamás, al firmar la reconciliación.

Para la Cancillería germana ve la reconciliación entre Fatah y Hamás también como una oportunidad de lograr la paz en esa región. El pacto firmado este miércoles (04.05) en El Cairo era una condición necesaria para poner en marcha una solución al conflicto entre los palestinos e Israel. Merkel dejó también en claro que esto sólo es posible si existe un compromiso de ambos lados.

Los aspectos centrales del pacto firmado por Fatah y Hamás se centran en varios puntos. El primero es la formación de un Gobierno de coalición. Posteriormente, en un año se convocarán nuevas elecciones. Ambas partes acordaron la formación de un "consejo de seguridad supremo", aunque los lineamientos de El Cairo no especificaron cuáles serán sus funciones.

Por otro lado, el acuerdo no indica de qué modo los rivales conciliarán su diferencia fundamental en su enfoque hacia Israel, que es el eje de su división. Tampoco está claro el rol que tendrá un nuevo organismo de liderazgo palestino diseñado para administrar los asuntos hasta la reforma de la Organización para la Liberación Palestina (OLP). Hamás formará parte de esa nueva institución, pero aún no está definido qué poder tendrá.

El pacto tampoco incluye nuevas indicaciones sobre la posición de Hamás hacia Israel.

Autora: Cristina Mendoza Weber / dpa / Reuters

Editora: Emilia Rojas-Sasse

DW recomienda