1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Alemania despide a exministro Genscher con acto en Bonn

La plana mayor de la política alemana despidió este domingo (17.04.2016) a Hans-Dietrich Genscher, un ícono nacional como el ministro de Exteriores que articuló la reunificación del país, con un acto de Estado celebrado en lo que fue el Parlamento de la antigua capital federal, Bonn. Genscher, fallecido el 1 de abril a los 89 años, recibió el homenaje de la elite política actual, encabezada por la canciller Angela Merkel y el presidente del país, Joachim Gauck, así como representantes de la totalidad de los partidos parlamentarios.

El lugar elegido, el antiguo edificio parlamentario, dio al acto un toque nostálgico, por remitir a la llamada “República de Bonn” donde Genscher fue ministro de los cancilleres socialdemócratas Willy Brandt y Helmut Schmidt y luego del conservador Helmut Kohl. Lo que fue durante décadas, y hasta el traslado de la capital a Berlín en 1999, el centro del poder de la República Federal de Alemania (RFA) revivió así por unas horas, con un acto de Estado volcado a evocar la trayectoria política y humana de Genscher.

“Es difícil imaginar cómo sería hoy Alemania sin un Genscher”, dijo Gauck, crecido como Merkel en la República Democrática Alemana (RDA), cuya disolución y absorción por la RFA negoció Genscher con las grandes potencias tras la caída del Muro de Berlín. Junto a Gauck, intervino el exsecretario de Estado de EE.UU., James Baker, quien expresó su agradecimiento al político, en nombre de todos los titulares de Exteriores y presidentes de su país que tuvieron el honor de “trabajar con Genscher”, un negociador que podía ser “duro como la bota de un cowboy texano”.

Ícono del FDP y de Alemania

Titular de Interior con Brandt, entre 1969 y 1974, y de Exteriores con Schmidt y con Kohl, hasta 1992, a Genscher se le recuerda principalmente como el ministro que, el 30 de septiembre de 1989, desde el balcón de la embajada de Praga, comunicó a los miles de refugiados acampados ahí que podían ingresar en la RFA. Fue su gran momento para la historia, en medio de las crecientes presiones de los ciudadanos germano-orientales y de otros países del bloque tras el Telón de Acero para la apertura democrática.

A esta escena siguió, la noche del 9 de noviembre, la caída del Muro de Berlín que durante décadas había sido símbolo, y a la vez dramática realidad, de la Guerra Fría. Inmediatamente después arrancaron las negociaciones entre Kohl y los líderes de las cuatro potencias que derrotaron al nazismo -EEUU, Unión Soviética, Francia y Reino Unido-, con Genscher maniobrando a múltiples bandas.

En 1992 Genscher dejó Exteriores y la vanguardia política, aunque hasta su fallecimiento siguió siendo una instancia moral y referente político para sus compatriotas. Su muerte estuvo precedida, el 18 de marzo, por la de su sobrino político Guido Westerwelle, ministro de Exteriores con Merkel, víctima de una leucemia con apenas 54 años.

Mientras Genscher representó la línea clásica del Partido Liberal (FDP), el socio menor de prácticamente todos los Gobiernos de la República de Bonn, a Westerwelle se le identifica con el despegue electoral de su formación, pero también con su posterior caída, hasta quedar relegado a extraparlamentario en las generales de 2013. (EFE)


DW recomienda