1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Alemania crea documento de identidad para refugiados

Los refugiados contarán con un carnet de identidad en Alemania a partir del próximo mes de febrero, de acuerdo con un proyecto de ley aprobado hoy por el gobierno alemán. Con esta medida, el Ejecutivo de la canciller Angela Merkel busca simplificar el proceso de registro de los miles de solicitantes de asilo que llegan al país europeo y mejorar el intercambio de datos entre los organismos pertinentes. La nueva ley deberá ser aprobada por el Bundestag (Cámara Baja) y el Bundesrat (Cámara Alta) en enero para que entre en marcha en febrero y a mediados de año ya esté en pleno funcionamiento. El minstro de Interior, Thomas de Maizière, indicó que con esta nueva "ley de mejora del intercambio de datos" se conseguirá regular mejor los procesos de asilo y acabar con los abusos. En el futuro no se concederá ninguna prestación ni habrá proceso alguno sin este documento, explicó. De esta manera los refugiados tendrán una motivación para obtenerlo, agregó. El documento estará provisto de "elementos contra posibles falsificaciones" y contendrá todos los datos proporcionados en el primer registro al llegar al país, comentó el titular de Interior. Estos datos englobarán junto a las huellas dactilares de las personas, el país de origen, datos de contacto, información sanitaria como vacunas, así como información sobre su formación y calificaciones. También se registrará su religión. Con ello el gobierno alemán busca hacer posible una integración más rápida de los refugiados en el mercado laboral. Asimismo, será más fácil realizar un reparto justo entre los 16 estados federados alemanes, escribieron. El presidente de la Oficina Federal de Refugiados, Frank-Jürgen Weise, declaró que el nuevo carnet de identidad proporcionará una "mayor transparencia" y mejorará los procesos internos. Los primeros documentos para refugiados serán emitidos en los centros de refugiados en Berlín, Bielefeld, Zirndorf y Heidelberg. dpa