1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Alemania contra xenofobia: "No podemos esperar a que haya un primer muerto"

El Gobierno de Alemania condenó hoy los nuevos episodios xenófobos registrados en la región oriental de Sajonia, que sacudieron al país y desataron una ola de repudio.

Heiko Maas, ministro alemán de Justicia.

Heiko Maas, ministro alemán de Justicia.

"No podemos esperar a que haya un primer muerto. Necesitamos una nueva cultura de la protesta", urgió el ministro alemán de Justicia, Heiko Maas, en declaraciones que adelanta este lunes (22.2.2016) el grupo editorial Funke.

Maas llamó a la "mayoría silenciosa" a no seguir callando y fustigó con dureza las agresiones verbales a refugiados que se repitieron este fin de semana y se viralizaron en las redes.

"El que prende fuego a hogares de asilo o lo aplaude con manifiesta satisfacción, ése no tiene ni justificativo ni disculpa. Es el colmo de la brutalidad y el primitivismo", se indignó el ministro del Gobierno de la canciller Angela Merkel.

La jefa de Gobierno se sumó a las condenas a través de su portavoz, Steffen Seibert, quien calificó de "crueles" a quienes hostigan a los refugiados. "Nuestro país es diferente. Nuestro país sabe que aquí se trata de gente necesitada. La tratamos con dignidad y simpatía", sostuvo, y anunció una "clara respuesta de todas las fuerzas estatales" contra aquellos que celebren episodios como los acaecidos en los últimos días en dos localidades del este del país.

Creciente tensión por violencia racista

La creciente tensión racista que vive Alemania ante la ola de refugiados tuvo un nuevo capítulo el fin de semana cuando un incendio, al parecer intencional, destruyó un futuro hogar de acogida en Bautzen, mientras varios vecinos aplaudían el incidente e intentaban impedir la actuación de los bomberos.

El jueves pasado, una turba racista bloqueó el acceso de un autobús de refugiados a un hogar de asilo en Clausnitz, también en el este del país.

Los videos de mujeres y niños llorando de miedo dentro del vehículo y las imágenes de un policía entrando en el autobús y sacando por la fuerza a un niño aterrado que no quería salir se viralizaron y aumentaron la presión sobre los agentes, que reconocieron haber sido desbordados por la situación.

Incidentes de este tipo se vienen repitiendo en los últimos meses en señal de la creciente tensión por la llegada masiva de refugiados -1,1 millones sólo en 2015- y los desafíos que plantea su integración.

La inseguridad que genera la afluencia masiva de refugiados en ciertos sectores de la población es utilizada por parte de grupos xenófobos como los "Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente", con origen en el este del país, y los populistas de derecha de Alternativa para Alemania (AfD), cuya popularidad aumenta a menos de un mes de tres elecciones regionales.

Video en Youtube muestra agresiones a refugiados en Clausnitz.

Video en Youtube muestra agresiones a refugiados en Clausnitz.

Ministro de Justicia: "Servicios tienen que vigilar al AfD"

El ministro alemán, de Justicia dijo asimismo a periódicos de la red RND que el partido Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán), “está hace tiempo en camino de convertirse en un caso para ser vigilado por la Oficina de Protección a la Constitución (BfV)”, responsable de monitorear las actividades de organizaciones extremistas.

“Quien quiera que sea que esté a favor de que se dispare a hombres, mujeres y niños en las fronteras está representando una posición inhumana”, señaló Maas, refiriéndose a los comentarios hechos por la líder del AfD, Frauke Petry (foto principal).

Petry dijo en una entrevista en enero de 2016 que Alemania “debe prevenir que los refugiados crucen ilegalmente la frontera usando las armas, de ser necesario” a fin de frenar el flujo de inmigrantes que llegan al país.

Críticas al AfD

La jefa del AfD aclaró que “el uso de las armas es el último recurso”, pero que los controles en las fronteras “son necesarios”. Esos comentarios causaron una lluvia de críticas contra el partido de extrema derecha, cuyo apoyo ascendió, según encuestas, hasta un 10 por ciento debido a que muchos alemanes están en contra de una política de puertas abiertas en la crisis de los refugiados.

El ministro alemán de Justicia dijo que si la Oficina de Protección a la Constitución vigilara al AfD, eso haría que disminuyera el apoyo de la gente a ese partido, el que, según él, “siembra el miedo y el resentimiento para beneficiarse políticamente”.

“No abonar el terreno para la xenofobia”

Frauke Petry, jefa del partido AfD, de extrema derecha, habló de disparar a refugiados.

Frauke Petry, jefa del partido AfD, de extrema derecha, habló de "disparar a refugiados".

“No podemos abonar el terreno para aquellos que usan el aumento de refugiados o los delitos de Año Nuevo en Colonia como justificación a la xenofobia y al racismo”, dijo Maas en alusión a los ataques a mujeres perpetrados por hombres en la noche del 31.12.2015 en Colonia, quienes fueron descritos como “árabes o provenientes de África del Norte”.

Sin embargo, los comentarios de Heiko Maas no tienen consecuencias directas en la práctica, ya que es el ministro del Interior, y no el de Justicia, el responsable de la Oficina de Protección a la Constitución (BfV), el organismo responsable de la vigilancia de las actividades radicales en el país. En enero de este año, un comunicado oficial de ese servicio de Inteligencia aclaró que el AfD no constituye un peligro para la libertad ni para el orden democrático.

CP (dpa, rtr, afp)

DW recomienda