1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Alemania, cada vez más interesante para inversores chinos

Las empresas alemanas insolventes a raíz de la crisis atraen cada vez más a inversores chinos. Alemania ve en estas inversiones una oportunidad, pero aún hay ciertas reticencias.

default

Qimonda, productora de chips, ¿salvada por los chinos?

Desde que la crisis económica se hizo sentir en el mundo, las empresas chinas comenzaron a aplicar un nuevo modelo de negocios: la inversión en Europa. A la visita a Alemania del Primer Ministro chino Wen Jiabao a fines de enero le siguieron dos giras de compras de empresarios chinos. Y se supone que no serán las últimas. El gobierno de Pekín promueve este modelo, sabiendo que, en medio de la crisis, sus gigantescas reservas de divisas en dólares más bien disminuyen en lugar de crecer. Tal es así que la tendencia go west se observa tanto en en el sector privado como en las grandes empresas estatales.

¿La salvación viene de China?

El ejemplo de Qimonda, una empresa alemana productora de chips, está dando que hablar en Alemania. Pocos días antes de que se declarase insolvente, la fábrica china Inspur, una de las mayores empresas chinas de hardware y TI, manifestó interés en comprarla. Ubicada en Shandong, provincia hermanada con Baviera, parece ser la salvación para Qimonda. Según Christian Geltinger, Representante en Jefe bávaro de Qimonda en Shandong, la posible compra de Qimonda es una señal en el sentido correcto: “Está claro que esto es parte de la gran estrategia china del go west. Es decir, que las tecnologías que aún faltan no se desarrollan en China, sino que se importan. China dispone de un gran capital, y las empresas occidentales, como siempre, del know how. Desde el punto de vista chino, este proceder es, por lo tanto, una consecuencia lógica.

Los chinos han invertido en Alemania hasta ahora cerca de 650

Deutschland China Wirtschaftsgipfel in Hamburg Frank-Walter Steinmeier

El Ministro de Exeriores, Frank-Walter Steinmeier, en la Cumbre Económica de Hamburgo (2008), "China meets Europe".

millones de dólares estadounidenses, de los cuales 83 millones se invirtieron el año pasado. Otro ejemplo: Jiang Zhou, de Shangai, que estudió en Alemania, compró hace seis años la Welz GMBH, productora de recipientes para gases a presión, en la ciudad brandeburguesa de Rathenow. “Sacamos a la empresa alemana de la insolvencia, lo que para nosotros significa una entrada más rápida", asegura Jiang Zhou.

Aclara que sus finanzas están en orden, pero que aún no está del todo satisfecho. Como tantos empresarios alemanes, Jiang Zhou, de 35 años, se queja de los altos costos. Sin embargo, cree que la crisis hace que Alemania sea cada vez más atractiva para muchos empresarios chinos. El joven empresario cree que “ahora llegan más chinos a Alemania que antes, porque los chinos tenemos más dinero, y hay más empresas para comprar a precios favorables, lo cual era impensable hace cinco años”.

China también presente en Latinoamérica

En América Latina, el fenómeno de las inversiones chinas están a la

Bildgalerie Olympiaarchitektur China Architektur Peking Modell des China Central Television Neubaus CCTV

Modelo arquitectónico de la Central China de Televisión CCTV.

orden del día desde hace varios años. El exceso de capitales chinos hace que la inversión en energía, agroalimentación e infraestructura gane en atractividad. El presidente de Uruguay, Tabaré Vásquez, acaba de firmar nueve acuerdos de cooperación con China para impulsar la economía del país. El acuerdo, según el portal Infolatam, abarca sectores como recursos hídricos, ciencia y tecnología, deportes y medios de comunicación.

En Colombia, el vicepresidente chino, Xi Jinping, concluyó una visita de tres días suscribiendo convenios “para el fortalecimiento del comercio y la inversión”, según informó Infolatam en febrero de este año. Dichos convenios se dirigirían a fomentar, entre otros aspectos, el del turismo en Colombia, que recibió en 2008 a cerca de 2,5 millones de turistas. Gracias al convenio con China se espera que el número de turistas ascienda a 4 millones.

Como exportador de petróleo, Venezuela apunta al mercado chino. Según Nicolás Maduro, Ministro de Exterior venezolano a Infolatam, existe “una alianza energética de largo plazo para los próximos 100 años”. Dicha alianza incluiría la producción conjunta de petróleo para llegar al millón de barriles diarios.

Advertencias chinas y dudas alemanas

El Ministro de Economía Wang Qishan aconseja a las empresas informarse detalladamente sobre las leyes y costumbres de los países antes de concretar las posibles inversiones. Las dificultades de dichas compras las ejemplifican casos como el de Zhou Jinyi y Zhao Yu, quienes planean abrir un centro de negocios en Potsdam, al suroeste de Berlín,el Shangai Business Center, una especie de barrio chino, en el que ya llevan invertidos 10 millones de euros. Según ellos, su proyecto sería provechoso tanto para los alemanes como para los chinos.

Düsseldorf China Center

Centro Chino de Düsseldorf.

“A los chinos nos agrada Alemania, su cultura y su técnica. Y valoramos mucho la educación de nuestros hijos. En nuestro centro, muchos chinos residentes en Alemania inscribirían a sus hijos para aprender el idioma chino”, explica Zhao Yu. Compraron la propiedad en 2006, pero aún no pueden comenzar a construir. Ellos quieren renovarla al estilo chino, pero no les está permitido. “¡Qué disgusto!”, se lamentan. “Tenemos la impresión de que la administración de Potsdam se comporta como el Partido Comunista Chino: para todo se necesita un permiso y un sello. Eso demora mucho”.

El abogado alemán Alexander von Aretin asesora a inversores extranjeros en Alemania, y está convencido de que en el futuro llegarán cada vez más chinos a este país. Aunque nota que los bancos alemanes son escépticos al respecto. Según von Aretin, “las inversiones chinas despiertan gran interés. Sin embargo, cuando se trata de realizarlas, hay ciertas reservas ya que no se sabe qué seguridades se obtienen. Hay que esperar para ver”. Aretin cree que se necesitan algunas experiencias positivas, ya que así se podría motivar a la economía a apostar por las inversiones chinas”, concluye.

Autora: Astrid Freyeisen/ Cristina Papaleo
Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda