Alemania busca talento en sus inmigrantes | Estudiar en Alemania | DW | 01.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Estudiar en Alemania

Alemania busca talento en sus inmigrantes

Alemania busca talento que impulse su economía: nuevas directrices para el reconocimiento de títulos extranjeros procuran facilitar el acceso de un mayor número de inmigrantes profesionales al mercado laboral germano.

Un ingeniero que haya estudiado su carrera en Guatemala, por ejemplo, podrá presentar su título en Alemania para que sea evaluado sin las trabas que hasta ahora habían impuesto las autoridades locales. Eso aumentaría sus oportunidades de conseguir un empleo bien remunerado en territorio germano y beneficiaría a la economía alemana, necesitada de mano de obra calificada. Este domingo (1.4.2012) entró en vigencia la “Ley para la Optimización de la Evaluación y el Reconocimiento de Títulos Profesionales Extranjeros”.

“Esta nueva normativa hace posible que muchas más personas con títulos extranjeros averigüen si sus respectivas profesiones pueden ser reconocidas en Alemania, independientemente de si ellas tienen o no un pasaporte comunitario”, sostiene Ilona Riesen, del Instituto de Economía Alemana (IW), en Colonia. El número de carreras susceptibles de ser reconocidas ha sido ampliado y la experiencia profesional acumulada comenzará a ser contemplada como posible compensación, cuando a un estudio cursado fuera de Alemania no se le atribuya el mismo “valor” que a uno hecho dentro del país.

Esperando una ola de profesionales

Irak Labor-Mitarbeiterin in einem Krankenhaus in Bagdad

Se estima que unos 400.000 inmigrantes presentarán sus credenciales para que sean evaluadas.

“Los títulos universitarios obtenidos fuera de Alemania pueden ser presentados para su evaluación ante el Servicio Central para los Sistemas Educativos Extranjeros (ZAB) desde 2010”, explica Barbara Buchal-Höver, directora de ese organismo, aclarando que éste no evalúa ni reconoce las calificaciones de todos los profesionales provenientes de otras partes del mundo. Una entidad centralizada que se dedique a esta tarea no existe. Quienes quieran presentar sus credenciales deben hacerlo ante la institución que les corresponda por su área de residencia y por su profesión.

Un techador deberá visitar la Cámara de Artes y Oficios; un librero, la Cámara de Comercio; y un enfermero en Renania del Norte-Westfalia, por ejemplo, la Oficina de Verificación Regional para Medicina, Psicoterapia y Farmacia de ese Estado alemán. Este 30 de marzo, el Ministerio de Educación y Ciencia (BMBF) activó una página web para ofrecer información básica a las personas que quieran integrarse al mercado laboral germano y todavía se encuentren en el extranjero: www.anerkennung-in-deutschland.de

El BMBF estima que unos 300.000 inmigrantes en Alemania presentarán sus credenciales para que sean evaluadas por las instituciones pertinentes. El Instituto de Economía Alemana calcula que serán unos 400.000 en los próximos años. “Yo creo que una primera ola estará formada por entre 100.000 y 150.000 personas, pero sólo si la ley es promovida activamente en las comunidades de inmigrantes”, señala Riesen.

Los puntos débiles de la estrategia

Griechenland Deutschland umwirbt Fachkräfte aus Krisenregion Südeuropa

Existen algunas deficiencias relacionadas con la formación profesional complementaria.

Riesen percibe algunas deficiencias en la nueva ley relacionadas con los cursos de nivelación y la formación profesional complementaria. “Todavía no hay suficientes ofertas en esta área. No está del todo claro qué institución se hará cargo de esos programas de perfeccionamiento”, comenta la vocera del Instituto de Economía Alemana de Colonia. Otra limitación de la llamada “ley de reconocimiento de títulos” es que, de momento, sólo tiene validez para las carreras reglamentadas por el Gobierno central, como la medicina y el derecho, por ejemplo.

Muchas profesiones son reguladas por los Estados federados y éstos todavía no han terminado de definir sus respectivos criterios para evaluar las credenciales extranjeras, ni de redactar las leyes alusivas. “Esta falta de claridad afecta también a ámbitos en donde el país necesita urgentemente de profesionales, como la docencia y la ingeniería”, lamenta Riesen. Un obstáculo adicional para el éxito de la estrategia en cuestión es la escasez de competencia intercultural entre quienes tratarán directamente con el talento que viene de fuera.

Esta insuficiencia se delata en el propio lenguaje utilizado por algunas de las instancias encargadas de poner en práctica la ley de reconocimiento de títulos. Como cuando la directora del ZAB habla de “países exóticos” para referirse a naciones cuyos programas de estudio son desconocidos para las autoridades locales, o cuando dice que la ley “descongestionará las arcas de los servicios sociales”, perpetuando añejos estereotipos. La nueva legislación entró en vigor este 1° de abril. Está por verse hasta qué punto da los frutos deseados por Alemania y sus inmigrantes.

Autores: Klaudia Prevezanos / Evan Romero-Castillo
Editor: Enrique López

DW recomienda