1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

Alemania busca evitar el abuso de la información genética

Empresarios y aseguradoras podrán exigir exámenes genéticos a sus futuros empleados y clientes sólo en contadas ocasiones, decidió el Gobierno alemán. Con una nueva legislación se quiere evitar el abuso de estas pruebas.

default

Hasta el último secreto humano en una cadena de ADN.

La información sobre enfermedades solamente será trasmitida voluntariamente: esta es la esencia de la nueva ley que prepara la coalición gubernamental en Alemania. Estará prohibido que los empleadores obliguen a sus empleados a hacerles partícipes de su historial genético. Las aseguradoras, sin embargo, sí podrían reclamar a sus asegurados los resultados de estos test en caso de que se trate de seguros de vida y grandes cantidades de dinero, aunque el punto se somete todavía a discusión.

Derecho a saber, y no saber

Todos los alemanes tendrán derecho a conocer los detalles de su genética, o a ignorarlos en caso de que así lo prefieran. Puesto que los genes pueden revelar la existencia de enfermedades graves y sumir al paciente en una depresión, en el futuro, los médicos necesitarán en Alemania el consentimiento explícito del afectado para poder someterlo a un examen genético.

Forschung

Los médicos tendrán que consultar al paciente antes de analizar sus genes.

Al año se realizan en Alemania 300.000 de estas pruebas, según las estadísticas oficiales, lo que demuestra que se requiere una base legal, opinan en Berlín. “El objetivo del Gobierno es proteger a los ciudadanos de abusos a través de estos test”, comentó Ulrich Wilhelm, portavoz del Ejecutivo germano. La intención es evitar, según Wilhelm, “que, por ejemplo, con ayuda de los estudios genéticos se pueda decidir qué clase de niños vienen al mundo”.

El boceto de ley no se ocupa por lo tanto sólo de los males escritos en los genes, sino que busca imponer un control riguroso de las pruebas que se le hacen al feto durante el embarazo, un tema largamente discutido en Alemania, y espera zanjar el eterno debate sobre si debería estar permitido o no que los hombres se aseguren en secreto de la paternidad de sus supuestos hijos .

En el embarazo, sobre paternidad

Symbolbild Vaterschaftstest

Las pruebas de paternidad necesitarán el consentimiento del supuesto hijo, o su responsable.

La Ley de Diagnóstico Genético es herencia del Gobierno anterior y se somete a reforma por parte del actual Ejecutivo. Los exámenes genéticos del feto durante la gestación estarán permitidos siempre y cuando los motiven razones médicas. Con su ayuda en Alemania no será posible, prevé el borrador, que las parejas determinen, por ejemplo, el sexo futuro del bebé.

En este punto, el Gobierno alemán insiste en que no se trata de reducir la información que los padres necesitan para decidir, en caso de que se detectase alguna enfermedad grave, si optan o no por provocar el aborto, cosa que seguirá siendo posible, aunque no se dieron más detalles sobre en qué casos concretos estaría permitido el análisis genético y en cuáles no.

Las pruebas de paternidad son una cuestión espinosa, porque en ellas ha de tenerse en cuenta, siempre en primer lugar, el bienestar del niño. Después de largas discusiones, parece ser que finalmente la ley obligará a los hombres que quieran saber con certeza si son padres a conseguir primero el consentimiento de sus supuestos hijos o, si el niño es demasiado pequeño para decidir, de los responsables legales del menor.

DW recomienda

La prensa opina