Alemania abre el camino a la ratificación del Tratado de Lisboa | Europa | DW | 13.03.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Alemania abre el camino a la ratificación del Tratado de Lisboa

El Bundestag, el Parlamento Alemán, abrió hoy con un debate acerca del Tratado de Lisboa el proceso que llevará a su ratificación, previsto para el 23 de mayo. La mayoría, lo aprueba; die Linke se opone. ¿Por qué?

default

Las banderas de la UE cuando se aprobó el Tratado de Lisboa, en diciembre de 2007

Para que el Tratado de Lisboa pueda entrar en vigor en 2009 antes de las próximas elecciones europeas, los 27 Estados de la Unión Europea (UE) tienen que haberlo ratificado. Francia, Malta, Hungría, Eslovenia y Rumania lo han hecho ya, Alemania abrió hoy en el Bundestag, el Parlamento Alemán, el camino que llevará a los cambios constitucionales necesarios para ratificarlo.

La obra maestra de la canciller

Debido a que la Constitución Europea se hallaba atascada después de su fracaso en los referéndums de Francia y Holanda, la canciller Merkel se propuso para su semestre de presidencia europea, en 2007, lograr un acuerdo que conservara la esencia de esa carta magna, y que incluyera o excluyera las partes que causaban molestias o resquemores. Después de duras negociaciones, los jefes de Estado y de Gobierno acordaron la redacción de esta Constitución light, que fue firmada a nivel presidencial en Lisboa en diciembre. Su ratificación en todos y cada uno de los 27 países, sin embargo, hace temer por su entrada en vigor. Basta que uno de los miembros no la ratifique… para empezar de nuevo.

Europäischer Rat in Lissabon 2007

La canciller alemana, Angela Merkel, firmando el Tratado

En la actual situación, con 27 miembros, los mecanismos de acuerdo de esta unión -que a su nacimiento en 1957 contaba sólo con 6 países- son terriblemente complicados y paralizantes. Por ello, y aunque los intereses nacionales propios y el miedo a perder terreno frente a los de los países más grandes de la UE nutren las dudas, los convencidos de las ventajas que ha traído la Unión Europea a todos sus miembros no ven alternativa al Tratado.

Sus ventajas

El Tratado de Lisboa permitiría a la UE , simplemente, funcionar mejor hacia adentro y le daría mayor margen de maniobra hacia fuera. El principio de la doble mayoría por Estado y volumen de población, una simplificación de las estructuras de la Comisión, la elección de un presidente para un período de 2 años y medio y un ministro de Exteriores para la Unión Europea en su conjunto son algunos de los cambios más notables de este Tratado.

Spanien EU Treffen von 18-EU-Staaten zur Wiederbelebung der Verfassung

Representantes de los 18 países que ratificaron la Constitución se reunieron en España, a comienzos de 2007

La ratificación en Alemania

En el debate en el Bundestag alemán, los portavoces de casi todos los bloques parlamentarios se declararon a favor del Tratado. Más democrática, más cercana al ciudadano, más transparente y eficiente será la UE cuando funcione de acuerdo al nuevo Tratado que reemplazará al de Niza, vigente desde el 2003, asevera la mayoría de los miembros del Parlamento Alemán.

No faltó quien expresara pesar por los elementos que fueron alterados –se eliminó, por ejemplo, los símbolos comunes de la Unión Europea. Tampoco faltó la oposición: Lothar Bisky, líder del más joven partido alemán, Die Linke, exige que el Tratado sea ratificado por la población, no por el Parlamento, mediante referéndum. “Un Tratado que ha sido rechazado por la poblaciones de Francia y Holanda no puede ser aprobado sin tener en cuenta la opinión de la población”, decía Bisky quien echa mucho en falta una versión del Tratado que el ciudadano común pueda entender.

Que el Tratado incrementará la tijera entre pobres y ricos y que apoyará la construcción de la muralla europea “favoreciendo que seres humanos dejen su vida en el Mediterráneo” queriendo llegar a Europa, son los principales argumentos en los que se basa La Izquierda. “Es extraño que cuando se quiere hablar de la aceptación de la Unión Europea poniendo como ejemplo un referéndum se use sólo los ejemplos negativos”, respondió un socialdemócrata, “parecería que se olvidan que en España, el primer país que en su momento ratificó la Constitución, fue aprobada por una aplastante mayoría”.

Siga leyendo: Irlanda, una espina en el ánimo

DW recomienda