1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Alemanes secuestrados en el extranjero deberán autofinanciar rescate

Los ciudadanos alemanes que hayan sido secuestrados en el exterior deben restituir al Estado alemán los costos que ocasiona su liberación, dispuso hoy una corte de justicia alemana.

El Tribunal Superior en lo Administrativo de Berlín dio lugar de esta manera, y en segunda instancia, a un recurso presentado por el Ministerio del Exterior alemán, en el caso específico de una alemana que había sido secuestrada en Colombia por la guerrilla.

El ministerio había exigido de la mujer la restitución de 12.469 euros (18.000 dólares al cambio de hoy) por los costos de transporte en un helicóptero después de ser liberada en 2003 en una zona selvática en el norte colombiano.

En primera instancia, la justicia había decidido a favor de la mujer, que se había negado a pagar lo que le exigía el ministerio. En aquella oportunidad los jueces habían establecido que al faltar una legislación detallada reguladora del procedimiento en estos casos, no cabía la posibilidad, por parte del Estado, de reclamar la devolución del dinero.

Se trata del caso de Reinhilt Weigel que viajó a Colombia en 2003 como turista y fue secuestrada junto a un grupo de seis turistas extranjeros por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional ELN. Fue liberada en noviembre de aquel año, después de permanecer diez semanas en cuativerio, junto al español Asier Huegun Etxeberría.

Las negociaciones para la liberación las llevó en su momento la Cruz Roja y la Iglesia colombiana.

Con el veredicto de hoy, el juez Gerd Laudemann invirtió la situación, especificando que "el Estado está obligado a cobrar", pero que no se trata de restituir todos los costos del operativo de rescate.

Así, no se puede hacer valer los costos por haber establecido un gabinete de crisis en Berlín para monitorear la situación, pero sí "los costos directos como los del traslado en helicóptero desde el punto de liberación hasta Bogotá".

La ex secuestrada, que hoy tiene 35 años, es fisioterapeuta y vive en Francia, se mostró decepcionada por el fallo de hoy, recordando que fue la guerrilla la que impuso como condición para su puesta en libertad el envío de un helicóptero.