1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Alemanes resisten al populismo del estilo Trump

Un estudio sobre las actitudes del electorado alemán sugiere que hay mucho más apoyo para posiciones centristas que para posiciones populistas en Alemania.

La frustración con las élites políticas que llevó a Donald Trump al poder y al Reino unido votar por el "brexit" existe también en Alemania, pero en una forma mucho más moderada y no decisiva para las elecciones nacionales el 24 de septiembre. Esa es la conclusión central de un estudio de la Fundación Bertelsman sobre el populismo entre el electorado alemán.

Los investigadores definieron el populismo como hostilidad hacia las élites del poder, la creencia de que el pueblo es básicamente un grupo homogéneo y la opinión de que el liderazgo político debería ser la expresión directa de la voluntad del pueblo. El estudio encontró que el 29,2 por ciento de los alemanes defiende posiciones populistas, el 33.9 por ciento tiene posiciones algo populistas y el 36.9 por ciento no es populista en absoluto.

A pesar de que una leve mayoría de los alemanes se muestra frustrada con la forma en la que funciona la democracia en la práctica, también existe un apoyo abrumador, incluso entre los que se inclinan por el populismo, a la democracia como sistema político.

"Populismo moderado"

"Personas con posiciones populistas son demócratas decepcionados pero no son enemigos de la democracia", dice el coautor del estudio, Robert Vehrkamp, en su presentación en Berlín.

Algo parecido se puede decir sobre la opinión de muchos alemanes sobre la Unión Europea. Los alemanes critican a la Unión Europea en su forma actual pero la apoyan fuertemente como concepto general. En general, los alemanes parecen estar menos enojados que los estadounidenses o los británicos. Robert Vehrkamp califica esa actitud como "populismo moderado".

Los autores del estudio, Robert Verkamp (medio) y Christina Tillmann

Los autores del estudio, Robert Verkamp (medio) y Christina Tillmann

La falta de furia entre la mayoría de los votantes alemanes tiene, según Vehrkamp, implicaciones políticas importantes: En EE.UU., Donald Trump ganó las elecciones con una campaña "puramente populista" en la que se presentó como la voz de un supuesto pueblo homogéneo, declarando que un voto por el sería un voto contra las élites políticas en Washington.

En la encuesta se les preguntó a los participantes lo que pensarían de un político alemán haciendo algo similar en Alemania. Según el resultado, una campaña en contra de las élites políticas no encontraría mayoría, ni entre populistas ni entre los que no lo son.

Populismo moderado en Alemania

"Populismo moderado" en Alemania

"En Alemania, ni siquiera los votantes que se inclinan por posiciones populistas quieren ver a las élites despojadas del poder", sostiene Vehrkamp. "Una campaña típicamente populista contra las élites como la que hizo Donald Trump no tendría ninguna oportunidad en Alemania".

Mayor equidad económica en Alemania

Cuando se le preguntó por las razones de esa diferencia entre alemanes y estadounidenses, Vehrkamp citó factores socioeconómicos. Según él, el estudio demuestra que los alemanes más pobres y menos educados son los más propensos a tener actitudes populistas. La mayor equidad económica en Alemania, en comparación con Estados Unidos, redunda, según Vehrkamp, en un menor número de personas de bajos ingresos que se sienten completamente excluidas del sistema, dispuestas a poner el sistema en tela de juicio. 

El momento populista ha pasado, dicen los autores del estudio

El "momento populista" ha pasado, dicen los autores del estudio

 

"Por eso nuestra situación es completamente diferente a la de Estado Unidos o Gran Bretaña, donde el populismo es mucho más evidente y se expresa en resultados electorales e incluso en mayorías políticas", explica Vehrkamp. 

Movilización será un factor clave

Para las elecciones nacionales alemanes de septiembre, los investigadores de la Fundación Bertelsmann esperan que la movilización será un factor clave. Pero los científicos sostienen que el ascenso de los populistas de derecha en 2016 en Alemania también provocó una movilización de aquellos que defienden el sistema y las instituciones democráticas.

En resumen, el estudio de Bertelsmann pinta un cuadro positivo de las posiciones y actitudes generales entre los alemanes y sugiere que el "momento populista" ha pasado. Sin embargo, los estudios no significan nada en elecciones. El 24 de septiembre se sabrá definitivamente lo que los alemanes piensan sobre posiciones populistas.

Autor: Jeferson Chase (GG)

 

DW recomienda