1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Alberto Durero: las raíces de su arte

Durero era un genio, un revolucionario y un pionero. La exposición del artista alemán del siglo XV que se presenta en el Museo Nacional Germano de Núremberg a partir de septiembre no permite otra conclusión.

Un héroe del arte. Casi un santo. Como el pintor alemán más conocido, Alberto Durero sentó nuevas bases en el Renacimiento con sus virtuosas artes gráficas. A la edad de 13 años pintó su autorretrato a punta de plata creando de esa manera una de las obras más famosas del mundo hecha por un niño. Más tarde creó una serie de xilografías de jinetes apocalípticos que ahora se puede contemplar en la exposición de Núremberg, la más grande desde hace 40 años. Fueron estas imágenes del ciclo apocalíptico las que le ayudaron a abrirse paso en su camino hacia el éxito.

Grabador en cobre, xilógrafo e historiador del arte

El primer autorretrato de Durero a la edad de 13 años.

El primer autorretrato de Durero a la edad de 13 años.

Este hombre sorprende por sus calidades como grabador, xilógrafo e historiador del arte. Pintó altares inigualables, candelabros recargados y copas. Tuvo éxito como empresario y luego como concejal y diplomático. Fue un artista polifacético. Sus eminentes retratos se encuentran hoy en día en museos de renombre internacional o como ilustraciones en la antigua moneda alemana. Sus obras, caracterizadas por una precisión y refinamiento al estilo clásico, todavía siguen cautivando a los espectadores.

Durero demuestra su talento sobre todo en su autorretrato del año 1500, en el cual se le ve frontalmente, vestido de pelliza, recordando la iconografía de Jesucristo (foto principal). La obra, exhibida en la Pinacoteca Antigua de Múnich, es considerada por su valor artístico una especie de Mona Lisa alemana y por ello generó una cierta controversia y, finalmente, no fue prestada al museo de Núremberg por motivos de conservación.

Durero, pionero del arte pictórico

¿Fue acaso orgulloso, seguro de si mismo o arrogante? Nunca antes un artista había mirado al espectador de una manera tan descarada como Durero en sus autorretratos. El alemán no respetaba las reglas artísticas de la época, según las cuales la mirada directa estaba reservada para Jesucristo. El artista también se destaca por ser el primero en firmar sus obras de manera sistemática con una abreviatura. Las siglas AD se convirtieron en su emblema y sello de calidad y fueron imitadas al poco tiempo por otros artistas.

Las obras de Durero, en estado de fragilidad

Los retratos de los padres de Durero alrededor de 1490.

Los retratos de los padres de Durero

El motivo de la exposición en Núremberg no fue ningún aniversario ni fiesta conmemorativa. La base para la presentación fue más bien establecida hace un par de años por un cuadro atribuido al artista. Se trata de un retrato de la madre de Durero firmado por un pintor desconocido. Junto con un retrato de su padre, la obra es reconocida como una de las primeras pinturas de Durero. Con motivo de este descubrimiento se decidió examinar la obra temprana del pintor, diseminada en diversos museos internacionales, en un proyecto de investigación de tres años de duración.

Los resultados del proyecto pueden ser contemplados como parte de la exposición actual en un salón individual del Museo Nacional Germano. En una especie de laboratorio virtual de Durero se explica en detalle porqué los tres famosos autorretratos de París, Madrid y Múnich no pueden emprender el viaje a la exposición de Durero en Núremberg. Las obras son muy frágiles y podrían sufrir daños irreparables durante el transporte. Por ello, solo se exhibirán reproducciones de los autorretratos más famosos.

Trabajos extraordinarios en la exposición

La Madonna Haller

La "Madonna Haller"

No obstante, se presentará una gran cantidad de obras que hacen que el viaje a Núremberg valga la pena. Entres ellos, se encuentra un dibujo a pluma de color marrón oscuro y un autorretrato del año 1492, el cual no se volverá a mostrar públicamente en Alemania en los próximos años a causa de su sensibilidad a la luz. También se exponen préstamos, como la llamada “Madonna Haller”, de la Galería Nacional de Arte en Washington, así como grabados en cobre, xilografías, autógrafos e infolios que aportan una caracterización de la obra temprana del artista. Una obra que termina en el año 1505, es decir, antes de su segundo viaje a Italia.

Obras de artistas contemporáneos

El autorretrato de Durero de 1498 se encuentra en el Museo del Prado.

El autorretrato de Durero del 1498 se encuentra en el Museo del Prado.

La gran exposición de Durero con motivo del 500 aniversario de su nacimiento tuvo lugar en Núremberg en 1971. En 2012, el museo presenta 200 obras de Durero, entre ellas 150 originales, en una exposición que ha costado alrededor de dos millones de euros. La exhibición bajo el nombre de “El Durero temprano” muestra también obras valiosas de artistas contemporáneos de Durero, entre ellos, de los pintores Hans Pleydenwurff, Michael Wolgemut y Martin Schongauer.

Autores: Thomas Senne/ Gabriel Domínguez
Editora: Cristina Papaleo

DW recomienda