Albergues juveniles: tradición centenaria | Ciudades y Rutas | DW | 26.02.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciudades y Rutas

Albergues juveniles: tradición centenaria

Hace cien años surgió la idea que dio como resultado una amplia red internacional de albergues juveniles. Alemania cuenta con instalaciones cada vez más atractivas para el viajero juvenil, y de todas las edades.

default

Entrada al albergue más antiguo del mundo, en Burg Altena.

"El temporal rugía a lo largo de la noche con rayos y truenos, con tormenta y crujidos, como si fuese el fin del mundo. Mientras los cansados jóvenes dormían a pierna suelta, yo me mantuve despierto”. En una noche como la así descrita, en el año 1909, los alumnos del profesor Richard Schirmann descansaban luego de una larga caminata, apenas protegidos por varias espigas de trigo.

Deutschland Jugendherberge Darß Umwelt-Jugendherberge

Los albergues juveniles son cada vez más especializados.

Gran respuesta

En un artículo que publicó en el Kölnischer Zeitung, el maestro se preguntaba poco después: “Los muchachos y señoritas debían practicar la caminata al aire libre, como contrapeso a los años de encierro caseros durante su primera etapa escolar. ¿Cómo podré lograr que existan albergues adecuados y en cantidad suficiente para los enjundiosos ejércitos de escolapios?”

La respuesta no se hizo esperar, y vino de manera copiosa. Una avalancha de reacciones provocó su escrito, tanto en dinero como en donaciones de objetos. Tres años más tarde, Schirmann fundó el primer albergue juvenil en Burg Altena, cerca de Iserloh (en lo que hoy es Renania del Norte Wesfalia).

Siguió uno más en los meses que sigueron; tres años más tarde el número había ascendido a 150, y para cuando había pasado un lustro, la red de albergues llegaba a 500.

Jugendherberge in Köln Gruppe Check-In Deutschland

Algunos albergues se asemejan a hoteles.

A finales de los años veinte, Polonia, Holanda, Francia, Inglaterra, Suiza y el Reino Unido adoptaban el mismo modelo. Hoy hay más de 5.000 albergues juveniles en todo el mundo.

“Antes, al principio del siglo XX, se pensaba que era necesario un albergue al final de cada etapa de las caminatas. Hoy la situación ya no es así”, dice Thorsten Richter, director de los Albergues Juveniles de Alemania en la zona noroeste del país. En los últimos años han sido cerrados quince establecimientos en la zona que abarca de Frisia Oriental hasta Osnabrück.

Richter afirma que ello implica desventajas, pero también ventajas.

“En Bremen cerramos un albergue; de hecho, lo vendimos. Los recursos obtenidos son reinvertidos en el resto de la red”, señala.

Menos albergues, y más exclusivos

La tendencia, pues es clara hacia la concentración de la red alemana de albergues. Antes existían muchos; ahora son menos, y más exclusivos. En Borkum, isla del Mar de Norte, hay un albergue tan grande como 40 canchas de fútbol, con 580 camas, 250 bicicletas y patines, gimnasio, aulas y asadores para carne.

La recepción se acerca a la de un hotel. Hay sillones en vez de bancos de madera. Como consecuencia, acuden más familias en vez de grupos escolares.

Deutschland Jugendherberge Burg Altena erste Jugendherberge der Welt

Otro aspecto del albergue en Burg Altena.

“Hace poco vino un doctor que solía pasar las vacaciones con su familia en un hotel de cinco estrellas en las Islas Mauricio. Él trajo a su familia una vez, y luego me comentó que en adelante vendría una vez al año, para que sus hijos se percataran de cómo es la vida real”, dice Richter.

Así que ahora los albergues se parecen a un sitio para acampar con alojamiento tibio en el cual es posible hacer vida social. Hoy, los relámpagos y los truenos ya no preocupan: son elementos de la tarjeta postal que recuerda a las vacaciones familiares.

DW recomienda