1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

ALBA: ¿más asistencialismo que integración?

Honduras se integra al proyecto ALBA del presidente Chávez; Rusia anuncia maniobras frente a la costa venezolana. DW-WORLD habló al respecto con Peter Peetz, analista del Instituto GIGA de Hamburgo.

default

El presidente Chávez anuncia maniobras rusas frente a la costa venezolana

¿Qué significa que Honduras con el liberal Manuel Zelaya Rosales como presidente haya firmado el acuerdo de integración con la Alternativa Bolivariana para las Américas?

Creo que todavía no está seguro que este paso sea ratificado, pues el Parlamento probablemente estará en contra. Manuel Zelaya no tiene una mayoría segura, y el Parlamento en Honduras tiene que ratificar los acuerdos internacionales. Miembros del mismo Partido Liberal están en contra. En esa medida, a pesar del despliegue mediático de su firma, no está seguro que entre en vigor.

¿Qué motivos aduce el Parlamento para no ratificarlo?

Hay que diferenciar dos niveles de argumentación. En el nivel retórico, el presidente del Parlamento, Roberto Micheleti, también liberal, está en contra aduciendo que ALBA pondría a Honduras del lado de Hugo Chávez, que es una integración ideológica que tiene implicaciones políticas y económicas. Por otro lado, existe en lucha interna de poderes en el Partido Liberal; en noviembre se decide quién será el candidato liberal a las elecciones del 2009. Por ello, el ala de Micheleti está en contra de la política de Zelaya.

¿Cuáles serían las consecuencias de un ingreso a ALBA, las consecuencias para una población que, después de Haití, es la más pobre de América Central?

ALBA, en un principio, no es un tratado de libre comercio como el ALCA o el NAFTA. Se trata más bien de un acuerdo entre gobiernos –por lo pronto pocos: Cuba, Venezuela, Bolivia, Honduras, Nicaragua. Y se trata de que Honduras reciba una especie de ayuda al desarrollo con el dinero del petróleo venezolano. Hugo Chávez ha ofrecido 100 tractores a Honduras, proyectos sociales para el campesinado. Seguro que son beneficios para la población pobre. La cuestión es cuáles serían los costos para Honduras, pues a través de esta relación con la izquierda de Chávez, Morales y Castro, internacionalmente Honduras no se gana amigos, tampoco en Estados Unidos, con quien ha estado muy unido económicamente por mucho tiempo.

Insisto, Honduras es el país más pobre de América Central aún cuando ha sido tanto tiempo aliado de los Estados Unidos…es decir, un ingreso a ALBA, ¿podría traer beneficios a la población sin recursos?

Sin duda le traería beneficios. La pregunta es en qué contexto; no puedo imaginar que estos proyectos sociales acordados representen un punto de inflexión en el desarrollo de Honduras.

¿Dónde radican las diferencias entre ALBA y otros proyectos de integración como el SICA?

Sica (Sistema de Integración Centroamericana) es una iniciativa más antigua y representa para Honduras el marco más natural para un proyecto de este tipo. América Central tiene una larga tradición en ese campo. Es más, internacionalmente se exige una integración regional; la Unión Europea, por ejemplo, hace dependiente de ello sus acuerdos comerciales con la región. Poco se ha avanzado en ese sentido, y tiene que ver con que los Estados no abandonan sus ideas proteccionistas para sus respectivos mercados. No obstante, una integración real en América Central tendría muchas más ventajas que las que ofrece ALBA, una integración que no dejaría de ser marginal.

Siga leyendo: Una mirada escéptica hacia el ALBA

DW recomienda