Al menos 52 muertos en Etiopía tras estampida | El Mundo | DW | 02.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Al menos 52 muertos en Etiopía tras estampida

Manifestantes protestaban contra el Gobierno cuando la Policía lanzó gases lacrimógenos en medio de un festival religioso, provocando una corrida masiva que desató la tragedia.

El disparo de gases lacrimógenos contra un grupo de manifestantes que protestaba contra el Gobierno desató una tragedia este domingo (02.10.2016) en la ciudad de Bishoftu, cerca de la capital de Etiopía, Addis Abeba. Según diversos reportes, al menos 52 personas fallecieron cuando la multitud comenzó a escapar despavorida, aplastando a numerosos asistentes a un festival religioso, donde se estima había hasta 2 millones de fieles.

El gobierno regional culpó de la acción a "fuerzas irresponsables”, mientras que la oposición aseguraba que la cifra de muertos supera el centenar, luego de que se desatara el caos en medio de la ceremonia para celebrar el término de la sesión de lluvias. Etiopía enfrenta las protestas antigubernamentales más duras de los últimos años, y algunos de los participantes de la ceremonia cruzaron sus muñecas sobre la cabeza, símbolo de los opositores.

"El festival anual Irreecha ha sido interrumpido debido a la violencia creada por ciertos grupos. Han muerto personas debido a una estampida”, confirmó un comunicado del Gobierno. Merera Gudina, líder del opositor Partido Federalista Oromo, dijo a la agencia AFP que el número de víctimas fatales es elevado. "Los cuerpos están siendo recogidos por las autoridades. Pero lo que he escuchado de gente que está allá es que hay más de 100 muertos”, sostuvo.

Meses de protestas

Según los testigos, la policía empleó gases lacrimógenos y efectuó disparos con fuego real al aire cuando varios manifestantes lanzaron piedras contra las fuerzas de seguridad y corearon consignas contra el Gobierno etíope. La acción policial generó una reacción en cadena, donde muchas personas intentaban pasar por encima de otras para escapar de la represión. Las fuerzas de seguridad pidieron a los medios que abandonaran el lugar.

"La gente empezó a correr y algunos cayeron en zanjas de unos 15 metros de profundidad. Otros cayeron unos encima de otros, lo que empeoró la situación”, relató un testigo citado por la agencia EFE. Etiopía ha registrado una ola de protestas sin precedentes por todo el país, especialmente de parte de los Oromo, el mayor grupo étnico del país que lleva meses manifestándose por lo que considera una persecución injustificada por las autoridades.

DZC (AFP, EFE, dpa, Reuters)

DW recomienda