1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

AI critica la falta de solidaridad internacional

En el Día de los Derechos Humanos, activistas de Amnistía Internacional dicen que la comunidad internacional y Europa hacen poco por los refugiados. Alemania no es el centro de sus críticas.

Para Selmin Caliskan, secretaria general de la sección alemana de Amnistía Internacional, no estamos viviendo una crisis de refugiados, sino una crisis de responsabilidad y de solidaridad. “Hay que poner fin a las violaciones de derechos humanos que conducen a tantos seres humanos a la huida”, exigió Caliskan durante la rueda de prensa que ofreció este 10 de diciembre con motivo del Día de los Derechos Humanos. En ella, la representante de AI en Alemania exigió un esfuerzo conjunto internacional.

Amnistía Internacional valora de forma muy positiva el papel desempeñado por Alemania en los actuales acontecimientos. “Alemania hace mucho y ha aceptado a muchas personas”, dice Caliskan, que reconoce el impagable esfuerzo de la sociedad civil en ese sentido. “Se trata de un increíble compromiso por parte de personas que tratan de hacer posible lo imposible, a pesar del caos de la Administración pública”, alaba. Según Caliskan, la otra cara de la moneda son los esfuerzos a nivel de Gobierno de reforzar las fronteras exteriores europeas y dificultar la estancia de quienes ya se encuentran en el país.

La secretaria general de Amnistía Internacional en Alemania se refirió también al reciente endurecimiento de la ley de solicitantes de asilo y criticó el acuerdo con países de tránsito y de origen. Caliskan considera “absurda” la cooperación con Egipto, Eritrea y Sudan, “países donde se violan los derechos humanos y que son responsables de que tengan lugar desplazamientos de personas”.

Preocupante situación en los campamentos

Caliskan dedica una atención especial a la situación de los países que rodean a Siria, un país desgarrado por la guerra civil. Según Amnistía Internacional, estos países necesitan ayuda urgente para procurar una existencia digna a los refugiados. “Hay más de cuatro millones de personas acogidas en Irak, Jordania, Líbano, Egipto y Turquía“, dice Jairunissa Dhala, delegada de Amnistía Internacional para refugiados y migración. Dhala asegura que estos países están al límite de su capacidad. Los fondos internaciones no han sido suficientes. “El llamado internacional de Naciones Unidas a los refugiados de Siria solo está financiado hasta la mitad“, dice. El Programa Mundial de Alimentos de la ONU se ha visto obligado a reducir a siete dólares por mes y por persona la asignación de los refugiados en Jordania. “Todos los países vecinos de Siria han reforzado sus fronteras 12.000 personas se resguardan del frío en tierra de nadie antes de llegar a Jordania”, informa Dhala.

Poca disposición internacional al programa de asentamiento

Amnestía Internacional exigen que el 10 por ciento de los refugiados, sobre todo mujeres, niños, enfermos y víctimas de la tortura, sean reasentados antes de finales del próximo año. “Hasta ahora solo se han ofertado 160.000 plazas”, critica Dhala. Ella misma ha constatado que la escasez en los campamentos conduce al aumento del trabajo infantil y a que aumente la cifra de matrimonios prematuros en las niñas. Solo la mitad de los niños consiguen acudir a la escuela. Por eso, muchos se plantean regresar a la inestable Siria. O se embarcan en un peligroso camino hacia Europa.