1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Agujero negro artificial: ¿Peligra la Tierra?

Un experimento que se apresta a iniciar el Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN) podría generar un agujero negro que devore la Tierra. No lo advierten agoreros apocalípticos sino un científico de Tubinga.

default

27 kilómetros de largo tiene el acelerador de partículas más grande del mundo.

El 10 de septiembre puede ser un gran día para la ciencia. Pero también podría marcar el comienzo de una catástrofe planetaria. Por lo menos eso es lo que advierte el profesor Otto E. Rössler, del Instituto de Química Física y Teórica de la Universidad de Tubinga. Para ese día está prevista la entrada en función del acelerador de partículas más grande y potente del mundo, el Large Hadron Collider (LHC), en Suiza. A más de 40 metros de profundidad, se intentará develar allí algunos misterios del origen del universo, provocando la colisión de partículas subatómicas (hadrones) en un circuito de 27 kilómetros de longitud. El proyecto del Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN) pretende reproducir condiciones similares a las que se supone imperaban instantes después del "Big Bang", abriendo inconmensurables posibilidades a la investigación científica.

Inconmensurables podrían ser también los riesgos de acuerdo con la teoría de Rössler, según quien podría generarse en el experimento un agujero negro peligroso para el planeta. Sus argumentos no han sido tomados en serio por la comunidad científica. Pero este académico de larga trayectoria, uno de los pioneros de la investigación de la teoría del caos, está decidido a hacerse oír. En conversación con DW-WORLD expuso así sus reparos:

Dr. Rössler: “Hay peligros que no se han excluido todavía y uno debería descartarlos antes de emprender algo arriesgado. No sería tan difícil excluirlos si se convocara a expertos en la materia y les pidiera que refutaran los escenarios de riesgo que están sobre la mesa. Pero eso no se ha llevado a cabo. Al resistirse a hacerlo, el CERN está actuando de una manera irracional que no corresponde a la ciencia y la desacredita a nivel mundial. Uno no puede asumir un riesgo, habiendo tenido previamente la posibilidad de esclarecer si existe o no. Es decir, se trata de un asunto netamente teórico. Desgraciadamente, está relacionado con la supervivencia de la humanidad.

Teilchenbeschleuniger

Parte de la instalación del LHC.

DW-WORLD: ¿Cuáles serían esos peligros?

Dr. Rössler: Por primera vez se incrementará la energía con un factor 8. Es como si se aumentara la potencia de un microscopio ocho veces más de lo jamás logrado, o se acelerara un medio de transporte a una velocidad ocho veces mayor. Siempre pueden surgir cosas que nadie había previsto. Y, naturalmente, lo mismo ocurre en este caso. Se debería, por ejemplo, incrementar la energía lentamente, para que uno pudiera advertir lo que ocurre. No obstante, se planea incrementarla de golpe, y eso es muy incauto.

Se habla en este contexto de la “creación” de agujeros negros...

Vemos el peligro de agujeros negros. Precisamente eso es lo que podría producirse y en realidad uno de los motivos de este experimento es dar con ellos.

¿Quiere decir que podría producirse un agujero negro que creciera y devorara todo a su alrededor?

En último término sí. ... Sería un mini agujero negro, inmensamente pequeño. Hay sólo unas cuantas teorías que indican que éstos podrían producirse, y éstas son las que quiere comprobar el CERN. Pero si surgen estos mini agujeros negros, a razón de 1 por segundo (que es lo que se espera) y si uno de ellos permaneciera en la tierra, si no se “evapora”, lo único que podría hacer es crecer. El CERN piensa que se esfumarán, pero hay indicios concretos de que podría no ocurrir así. Y eso es lo que se debería aclarar. Si resulta que no se esfuman, devorarían la Tierra desde dentro, en algún momento, con mayor o menor velocidad. El CERN opina que lentamente. Yo creo que sería rápidamente.

¿Cuán rápido?

Alguna vez jugué con la cifra de 50 meses. No se trataba de una estimación, sino sólo del peor escenario posible, que sin embargo no se puede descartar.

¿Cómo se podría reaccionar en el caso de que algo así ocurriera?

No habría reacción posible.

¿No existiría ninguna forma de controlar el problema?

Ojalá la hubiera. Pero todo indica que el agujero negro estaría a tanta distancia bajo la superficie, que en un comienzo no se percibiría. Y cuando se notara su presencia, por las radiaciones que saldrían de la Tierra, no se podría aislar el fenómeno ni lanzarlo, por ejemplo, al espacio, mediante un cohete.

¿Por qué estima que sus colegas han reaccionado con tanto rechazo a sus advertencias?

Siempre ha sido así. Cuando la mayoría cree algo, quienes afirman lo contrario sólo son reconocidos tiempo después. O nunca.

DW recomienda

Enlaces externos