1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Afganistán y Pakistán declaran muerto al líder talibán Mullah Omar

Según fuentes que aún no han sido confirmadas oficialmente, Mullah Omar murió ya hace dos o tres años”. Por la cabeza del “líder del terrorismo mundial” Estados Unidos ofrecía 10 millones de dólares.

Mullah Omar lideró a los talibanes afganos en 2001 en la guerra contra los Estados Unidos tras los atentados terroristas del 11 de septiembre, presumiblemente planeados, dirigidos y ordenados por Osama Bin Laden desde Afganistán. Desde entonces su paradero no era claro. EE.UU. ofrecía una recompensa de diez millones de dólares por informaciones que permitieran la captura del mulá Omar.

Según una de las fuentes no oficiales, el mulá Omar fue víctima de una disputa con el "Movimiento Islámico de Afganistán Fidai Mahaz", una facción de los talibanes. Sus comandantes Mullah Akhtar Muhammad Mansoor y Gull Agha Omar habrían matado a Omar hace dos años, más exactamente en julio de 2013. Otra versión dice que Omar habría muerto de una enfermedad en Pakistán.

La figura de Omar, producto de la dictadura soviética

El mulá Omar, nacido en 1959 ó 1960, luchó en los años 80 contra las tropas soviéticas en Afganistán. Tras la caída del régimen comunista en 1992 comenzó una guerra civil en Afganistán que cuatro años después llevó a los talibanes al poder, encabezados por Omar.

Hasta 2001 presidió el gobierno talibán en Afganistán, durante el que impuso una interpretación radical de la legislación islámica, la Sharía. Además, ofreció refugio al entonces líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden.

¿Señales de paz?

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 los talibanes se negaron a entregar a Bin Laden a Estados Unidos, sentando las bases de su propio final: una coalición internacional liderada por Estados Unidos entró en el país ese mismo año y puso fin al régimen talibán.

El pasado 15 de julio se había difundido un supuesto mensaje suyo con motivo del fin del mes sagrado del ayuno musulmán, el Ramadán, en el que daba un apoyo velado a las negociaciones para poner fin a la guerra en Afganistán. Antes, en Pakistán se habían celebrado por primera vez negociaciones de paz directas entre representantes del gobierno de Kabul y de los talibanes.

JOV (RaiNews24, Spiegel, DieWelt)