Afganistán, diez años más tarde | Política | DW | 07.10.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Afganistán, diez años más tarde

El 7 de octubre de 2001 caían las primeras bombas sobre Afganistán. Lo que debía ser una incursión fugaz para acabar con islamistas radicales se ha convertido en una guerra de una década y final aún desconocido.

epa02914863 An Afghan soldier takes position at the scene after several armed Taliban militants launched attacks in Kabul, Afghanistan, on 13 September 2011. Several Taliban suicide bombers were hold up in a multi-storey building near several foreign embassies, launched attacks, that also targeted NATO's International Security Assistance Force (ISAF) headquarters. EPA/S. SABAWOON

Afganistán sigue estando lejos de la paz prometida.

No había transcurrido tan siquiera un mes desde los atentados del 11 de septiembre. Estados Unidos exigía a Afganistán la entrega inmediata de Osama Bin Laden. Y porque a ojos de los norteamericanos el país asiático no se mostraba todo lo colaborador que debiera, el entonces presidente estadounidense, George W. Bush, comparecía el 7 de octubre de 2001 ante la prensa reunida en la Casa Blanca para dar a conocer que Washington había empezado a “atacar campos de entrenamiento de Al Qaeda e instalaciones militares del régimen talibán”.

President Bush, left, and Afghanistan's President Hamid Karzai, right, hold a joint press conference, after their meetings, Monday, Aug. 6, 2007, at Camp David, Md. (AP Photo/J. Scott Applewhite)

George W. Bush y el presidente afgano, Hamid Karsai, en Camp David en agosto de 2007.

En la mira estaban sólo algunos puntos cuidadosamente elegidos, aseguró entonces Bush. Al fin y al cabo, Estados Unidos se sentía “amigo del pueblo afgano” y de los musulmanes de todo el mundo. La intervención se inició sin un concepto político a largo plazo. El plan era la victoria rápida. 5.000 efectivos estacionados en Kabul componían la ISAF, la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad, en sus inicios. Más allá de la capital se encargaban comandos especiales de la “Operación Enduring Freedom”.
 
Diez años más tarde, la Fuerza y la Operación se han fusionado. En la guerra participan entretanto 130.000 soldados de 48 naciones. Y una década aleja a este conflicto del calificativo de corto.
 
La libertad no llega
 
La intervención le ha traído a Afganistán una Constitución, un Gobierno, unas fuerzas armadas y unas instituciones financiadas desde el exterior y nuevas calles, escuelas y hospitales construidos con dinero foráneo. Kabul vive un boom inmobiliario. Y millones de desplazados por la guerra civil que siguió a la invasión soviética han podido regresar a su país. Sin embargo, la seguridad, la libertad y la paz prometidas están aún hoy lejos de alcanzarse.
 

Thomas Ruttig, Co-Direktor des Afghan Analyst Network (AAN) in Kabul. kostenfreie Übernahme von der Stiftung Wissenschaft und Politik in Berlin.

Thomas Ruttig, codirector de la Afghan Analyst Network.

Por primera vez en la historia, el pueblo afgano apoyó en 2001 la presencia militar extranjera en su territorio, cuenta Thomas Ruttig, codirector de la Afghan Analyst Network. “Eso era algo sorprendente, como sorprendente es el cambio de opinión que en estos años se ha producido”, comenta Ruttig, que ha participado en misiones de la ONU y la Unión Europea en Afganistán y es uno de los pocos expertos en la región que dominan tanto el dari como el pastún, los dos idiomas oficiales del país.
 
Con frecuencia se acuerda Ruttig de una conversación que mantuvo en Kabul con un hombre que realizaba tareas de limpieza para las Naciones Unidas: “me contó que en realidad había estudiado meteorología y me dijo ‘el día que caigan los talibanes, me afeitaré la barba, guardaré el pelo en una bolsa y la colgaré en algún lugar a modo de advertencia’. Ese hombre todavía sigue llevando barba”.
 
“La intervención ha fracasado”
 

Afghan people take part in an anti U.S. rally organized by Afghanistan Hambastegi party in Kabul, Afghanistan, Thursday Oct. 6, 2011. (Foto:Ahmad Nazar/AP/dapd)

El décimo aniversario del comienzo de la guerra en Afganistán fue recibido en Kabul con protestas contra la intervención.

Afganistán continúa atrayendo como un imán a yihadistas de todo el mundo. En amplias zonas del país reina una guerra asimétrica de frentes poco claros que se cobra cada vez más vidas entre la población civil. En los últimos diez años no se ha logrado llevar a cabo ni un desarme consecuente ni un verdadero proceso de reconciliación entre los diferentes clanes que se enfrentan entre sí. El país está hoy fuertemente militarizado: muchos de sus órganos sirven preferentemente a la lucha contra la resistencia talibán, lamenta Ruttig. De la situación se benefician principalmente dos grupos: el que se extiende en torno al presidente Hamid Karsai y la Alianza del Norte, implicados ambos en no pocos casos de corrupción o tráfico de drogas.
 
“Los afganos han perdido la confianza en el sistema político”, dice Citha Maaß, experta en Asia del Sur de la Fundación Ciencia y Política de Berlín. Con la aquiescencia de la comunidad internacional, Karsai ha sacado adelante una ley electoral que no le concede papel alguno a los partidos políticos, por lo que “los ciudadanos no pueden articularse políticamente”, indica Maaß, y concluye: “el resultado es que los antiguos señores de la guerra siguen ejerciendo su poder. En mi opinión, la intervención ha sido un fracaso”.
 

A picture made available on 09 October 2008 shows Taliban spokesman Zabiullah Mujahid (R) talking with a journalist in the mountains of Afghanistan volatile Helmand province, a hotbed of Taliban militants, 07 October 2008. The Taliban spokesman said that the ongoing mediation of Saudi Arabia for resolving the conflicts between Taliban and Afghan governments is being done without the consent of Taliban's supreme leader Mullah Omar and they will not support the talks until 70,000 international forces withdraw from the country. Following two years of strategic stalemate in the military fronts, and mounting public opinion pressure in western countries which have soldiers in Afghanistan, to end the war, Afghan and western officials have joined a chorus to call for peace with militants. EPA/STRINGER +++(c) dpa - Bildfunk+++

Hablar con los talibanes se presenta a los ojos de la comunidad internacional cada vez más como una necesidad carente de alternativa.


Afganistán ha perdido relevancia
 
Hoy por hoy, continúa Maaß, Occidente y sobre todo Estados Unidos son rehenes de Karsai y de los príncipes locales. El deseo manifiesto de abandonar el país cuanto antes hace que se reduzca al mínimo la capacidad de ejercer presión sobre Kabul para que, por ejemplo, combata la corrupción y el narcotráfico, cree la experta. A fin de cuentas, “es al Gobierno afgano con sus corruptas estructuras a quien queremos entregarle el poder político y la responsabilidad de garantizar la seguridad”.
 
Diez años más tarde, Osama bin Laden está muerto. Pakistán, Yemen y Somalia ocupan el primer plano en la lucha contra el terrorismo. A nivel global, Afganistán ha perdido relevancia. Las deudas consumen a los aliados internacionales, que quieren ver retiradas sus tropas de la zona a más tardar en 2014. Y por si esto no fuera suficiente, EEUU, Alemania y Francia se enfrentan próximamente a procesos electorales, en medio de una opinión pública cada vez más crítica con la aventura afgana.
 
“En Afganistán hemos aprendido”, constata Ruttig, “que carecemos de los medios adecuados para solucionar sin más grandes conflictos regionales: no lo consiguió la ONU, no lo consiguió la OTAN, y de otro organismo que pueda conseguirlo no disponemos”.
 
Autora: Sandra Petersmann/ Luna Bolívar
Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda