1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Afectados por papel comercial del BES protestan en Lisboa

Decenas de afectados por el papel comercial del quebrado Banco Espírito Santo (BES) volvieron a manifestarse en Lisboa para pedir la devolución del dinero invertido en un producto que les fue vendido como de bajo riesgo. En la que ha sido la sexta protesta en menos de dos meses, los manifestantes se congregaron frente al Centro de Congresos de la capital portuguesa con carteles en los que se podían leer mensajes como "¿Y ahora cómo le explico yo a mi hijo que debe ahorrar?" y otros lemas que culpaban al Banco de Portugal de lo ocurrido.

Un fuerte dispositivo policial ocupó el aparcamiento frente al Centro de Congresos, donde se colocaron vallas metálicas para que los participantes en la protesta no pudieran acercarse al edificio. Los manifestantes terminaron derribando una de estas vallas metálicas, lo que obligó a la Policía a formar un cordón alrededor de ellos y a reforzar las medidas de seguridad.

Los afectados por el papel comercial -o deuda a corto plazo- son 2.500 clientes y su inversión total en el grupo del BES, aún sin devolver, es de 550 millones de euros. Alegan haber sido engañados por el banco, que supuestamente les vendió estas aplicaciones sin informarles de los riesgos, y se consideran perjudicados por la decisión de dividir el BES.

El Banco de Portugal (BdP) escindió en agosto de 2014 el banco en una parte saludable -reflotada con un crédito público de 3.900 millones de euros y bautizada como Novo Banco- y en otra tóxica, que mantiene la denominación del BES y donde fue a parar el papel comercial. El actual presidente de Novo Banco, Eduardo Stock da Cunha, señaló hace dos semanas que esa deuda no es responsabilidad de la entidad que lidera, ya que fue vendida antes de su creación, pero afirmó que "es posible alcanzar una solución". Así, desveló que el Banco de Portugal no ha prohibido a Novo Banco buscar una solución para estos clientes, a pesar de que no tiene la obligación legal de hacerlo, pero reconoció que es un asunto "difícil" por tratarse de "deuda de terceros" (efe).