1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Adidas, de taller familiar a multinacional

La empresa que fundó Adolf Dassler no sólo es una de las marcas más representativas de Alemania, presente en copas del mundo y olimpiadas, en ella también se crearon los primeros zapatos de futbol y atletismo.

default

La UEFA y adidas presentan el balón de la Eurocopa: 'EUROPASS'.

En 1920 el sueño del joven Adolf Dassler era crear el zapato perfecto. “Cada deportista debería tener los zapatos adecuados para su disciplina”, afirmaba el hombre que patentó 700 modelos de calzado en 58 años persiguiendo su objetivo.

Medio siglo después, adidas, la empresa que creó Dassler para cumplir su meta, fue incorporada al salón de la fama de la industria deportiva de Estados Unidos y en 1996 fue nombrada por los críticos de esa misma nación como “la mejor marca deportiva” del mundo.

Sus tres rayas, su sello distintivo, han acompañado desde comienzos del siglo XX a deportistas y entrenadores de todos los rincones del planeta, pero también a grandes personalidades del espectáculo y hasta la política.

En la década de los 80, gracias a su incursión en los medios publicitarios, lo que ninguna compañía del mismo rubro había hecho antes, obtuvo ventas millonarias que la posicionaron como la marca más importante de su clase. Entonces su producción ya no se limitaba a calzado, sino a ropa y artículos deportivos.

Adi Dassler Adidas

Adolf Dassler, "Adi", nació en 1900 y murió a los 78 años.

Tras la muerte de Adolf en 1978 y posteriormente de su hijo Horst en 1987, la compañía enfrentó serios problemas financieros y en 1990 fue puesta en venta. Luego de algunos traspiés cayó en manos de Robert Louis Dreyfuss, quien logró estabilizarla y reposicionarla en el mercado global.

Aunque aún mantiene su estatus como uno de los emporios alemanes más fuertes y con ganancias estratosféricas, desde finales del siglo pasado adidas enfrenta una férrea competencia, en la que recurren a toda clase de artilugios, con otras marcas deportivas, incluso la que fundó Rudolf Dassler, hermano de Adolf, Puma.

La fábrica de los hermanos Dassler

Persiguiendo su sueño “Adi” –diminutivo de Adolf- fundó en 1920, junto a su hermano Rudolf, la Gebrüder Dassler Schuhfabrik (fábrica de los hermanos Dassler) en Herzogenaurauch, Baviera, la pequeña ciudad donde crecieron. Elaboraban artesanalmente, además de calzado deportivo, pantuflas, tal como lo hizo su padre.

En pocos años el pequeño taller se extendió hasta contar con una planilla de 100 empleados, pero también se extendió su fama. En su interior, Adolf creó los primeros modelos para balompié y atletismo de la historia.

Fue así que durante los Juegos Olímpicos de 1928 en Holanda las creaciones Dassler, toda una novedad para la época, empezaron a ganar adeptos. En adelante, comenzaron a utilizarse en toda clase de competiciones nacionales e internacionales.

En los Juegos de Berlín 1936, el corredor afro-americano Jesse Owens portaba unos Dassler cuando obtuvo cuatro medallas de oro para Estados Unidos, provocando el disgusto del Führer, Adolfo Hitler.

Jesse Owens

Jesse Owens fue uno de los deportistas que hizo suyas las creaciones de Dassler.

Sin embargo, la entrada de Alemania a la Segunda Guerra Mundial representó una pausa en la producción de calzado deportivo, además de su declive y la separación definitiva de los hermanos. Mientras uno fue al frente, Rudolf, el otro, Adolf, se quedó a cargo de la fábrica, aunque produciendo artículos para la Wehrmacht, el ejército nazi.

La causa del cisma familiar al término de la “Gran Guerra” ha sido atribuida a motivos financieros, rivalidades e incluso traición a la propia sangre. Adolf prosiguió con su objetivo y en 1948 fundó, en el mismo lugar, la que sería una de las mayores empresas alemanas, uniendo su diminutivo (Adi) con las primeras letras de su apellido (das).

Presencia en mundiales y olimpiadas

En 1954, en el Mundial de Futbol de Suiza Adolf obtuvo el encargo de equipar a la selección alemana, cuyos zapatos con tacos hicieron leyenda y le facilitaron la victoria sobre Hungría en un campo de juego anegado por el fango. Esta fue la primera Copa del Mundo para Alemania y el inicio de la fructífera carrera de adidas.

Desde “México 70”, los goles de cada mundial se anotan con balones adidas, luego de que la empresa alemana fuera nombrada “el balón oficial” de este evento internacional que cada cuatro años deja ganancias millonarias a organizadores y patrocinadores.

BdT Fußball WM Franz Beckenbauer vor Brandenburger Tor

Desde 1970, Adidas es el "balón oficial" de los mundiales de futbol.

De la misma forma, la marca creada por Adolf Dassler ha estado presente en los grandes acontecimientos deportivos y viste a selecciones oficiales, logros alcanzados a través de jugosos acuerdos financieros.

Desde Mohamed Alí hasta Fidel Castro

En los 80 adidas se hizo famosa a través de novedosas campañas publicitarias, contratando a personalidades del espectáculo y el deporte para representarla. Desde entonces apuesta por grandes estrategias mercadológicas para ganar adeptos o recuperar su sitio, luego de que la estadounidense Nike la desplazara como líder en la década de los 90.

Mohamed Alí, David Beckham, Michael Ballack, Zinedine Zidane, raperos y grupos como Black Eyed Peas o Korn, entre otros, han portado prendas con sello Adolf Dassler. Missy Elliot y Madonna son divas cuya imagen ayuda a imponer la ropa deportiva como prendas de usa diario, símbolo de estatus y comodidad.

Kuba Fidel Castro im Fernsehen

El presidente cubano, Fidel Castro, vistiendo un conjunto de Adidas.

En julio de 2006, tras ceder el poder y someterse a una operación, el mandatario cubano, Fidel Castro, hizo su primera aparición pública con un conjunto roji-blanco adidas. Ese mismo año la compañía adquirió por 3.100 millones de dólares a su rival norteamericana Reebok, entonces en bancarrota, para hacer frente a Nike en su mismo territorio.

Durante la última Copa del Mundo, celebrada en la patria de Dassler, la marca alemana aprovechó el terreno de juego: hizo un despliegue publicitario de millones de euros para recibir mucho más. En el segundo trimestre de 2007 tan sólo recibió 104 millones de euros (143 millones de dólares).