1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

¿Adiós al espacio de Schengen?

¿Más límites? ¿O más presión a Grecia? Los ministros del Interior de la UE buscan en Ámsterdam una respuesta a la pregunta de cómo reducir el flujo de solicitantes de asilo.

Manifestación pro refugiados de Amnistía Internacional en Ámsterdam.

Manifestación pro refugiados de Amnistía Internacional en Ámsterdam.

Holanda, que preside la UE este semestre, es una nación de tradición marinera. Por eso no extraña que los ministros europeos se reúnan en el Museo Marítimo en el puerto de Ámsterdam. Los ministros del Interior discuten sobre la guardia costera común de la UE, que deberá vigilar la frontera marítima entre Turquía y Grecia. Holanda quiere presentar una propuesta legislativa a más tardar en junio. También la ONG de derechos humanos Amnistía Internacional se ha adaptado al ambiente y protesta por el derecho al asilo en un barco atiborrado de muñecos que representan a los refugiados.

"Grecia, instada a cumplir"

La ministra austríaca del Interior, Johanna Mikl-Leitner, considera que Grecia podría hacer más para blindar su frontera marítima, que es la frontera exterior de la UE. "Los griegos tienen una inmensa fuerza marina que pueden emplazar al mando de un comando civil de la UE", dijo Mikl-Leitner en el embarcadero. "Si los griegos no cumplen, habrá que echarlos temporalmente del espacio Schengen" , reiteró Mikl-Leitner. Una propuesta similar habían hecho ya los Países Bajos: el establecimiento de un “mini-Schengen” con los Estados de Europa Central, creadores originales del espacio sin controles fronterizos internos.

"Frontex debe hacer más"

Pero ni la Comisión Europea ni Grecia ni el Ministro del Interior alemán quieren saber nada de un mini-Schengen. El ministro griego de Asuntos Exteriores, Nikos Kotzias, le tiró la pelota a sus colegas de la UE y a la agencia de frontera común Frontex, que, según Kotzias, sólo cuenta con 15 barcos en las islas griegas, pero necesita 100 para garantizar una plena vigilancia. Además, recalca Kotzias, “Grecia no puede llevar una guerra contra los refugiados, sino que debe salvarlos de embarcaciones no aptas para navegar”. Más de 35.000 refugiados e inmigrantes han llegado en las primeras semanas del año a las costas griegas.

El ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, prefiere dirigirse a la UE en su conjunto. "Necesitamos una disminución tangible, sostenible y permanente del número de refugiados en las próximas semanas", dijo Maizière, advirtiendo que, si hasta mayo Grecia no ha cumplido, los demás países podrían reforzar los controles fronterizos en la zona Schengen y extenderlos por lo menos dos años.

Controles fronterizos, tanto tiempo como sea necesario

En la actualidad cinco Estados Schengen llevan a cabo controles puntuales en las fronteras interiores para identificar refugiados y solicitantes de asilo, de los que algunos son rechazados. Alemania solo está dejando entrar a personas que desean solicitar asilo en Alemania. Para quienes su destino sea Suecia o Dinamarca son devueltos. Así mismo están operando Austria y Eslovenia.

"El tiempo se está acabando"

Pero Austria contribuye a la incertidumbre poniendo un límite a la admisión de refugiados. Todas las miradas se centran ahora en el ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, porque Alemania es el único país de la UE que sigue recibiendo refugiados y solicitantes de asilo en gran número. Pero su objetivo es “una solución europea”.

"Schengen aún no está en juego", dijo el comisionado de la UE para los Refugiados, Dimitris Avramopoulos, que insta a los Estados miembro de la UE a poner en práctica, al fin, la distribución equitativa de refugiados. Pero la mayoría de países se hacen los sordos.

Solo 331 de 160.000 personas han sido llevadas, hasta ahora, de Grecia e Italia a otros países. Aunque el ministro alemán del Interior está bajo una enorme presión en su país, debido a que partes de su propio partido han perdido las esperanzas en una solución europea, insiste: “Queremos mantener el espacio Schengen. Queremos soluciones europeas comunes, pero el tiempo se está acabando”.

DW recomienda