Acusan de corrupción a ejecutivos y exdirector de Petrobras | América Latina | DW | 13.12.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Acusan de corrupción a ejecutivos y exdirector de Petrobras

La Justicia Federal aceptó las denuncias hechas por la fiscalía. La empresa decidió postergar entrega de sus resultados del tercer trimestre.

En una nueva arista del escándalo de corrupción más sonado de los últimos años en Brasil, este viernes (12.12.2014) la Justicia Federal aceptó las denuncias presentadas por la Fiscalía de Paraná contra el exdirector de Abastecimiento de Petrobras, Paulo Roberto Costa (en la foto), y otras ocho personas, entre ellas altos ejecutivo de empresas contratistas, acusados de desvíos millonarios que alcanzarían a los 3.900 millones de dólares entre 2004 y 2012.

Al aceptar las denuncias de lavado de dinero, organización criminal y uso de documentos falsos que se les imputa a los nueve implicados, el juez federal Sérgio Moro dio inicio a la primera acción penal contra los sospechosos de integrar la red ilegal. En total, el Ministerio Público denunció a 36 personas por su presunta participación en los fraudes. Las denuncias contra los 27 restantes serán analizadas en los próximos días por el magistrado.

Según la Fiscalía, también están siendo investigados varios políticos que se habrían beneficiado con los fraudes. El escándalo estalló en marzo pasado, cuando Costa fue arrestado por sus vínculos con el cambista Alberto Youssef, sindicado de comandar una red de lavado de dinero que habría sido utilizada para “blanquear” los recursos desviados de la petrolera. Ambos suministraron detalles sobre las maniobras y sus beneficiarios, a cambio de obtener beneficios en sus respectivas penas.

“Obras innecesarias”

El juez Moro señaló que “los agentes públicos, entre ellos el exdirector de Abastecimiento de Petrobras, Paulo Roberto Costa, tenían el papel relevante de no entorpecer el funcionamiento del cartel e incluso de tomar precauciones para que la empresa definida por el club de constructoras para vencer una licitación fuera efectivamente elegida para firmar el contrato”.

El dinero desviado, que se obtenía mediante la sobrefacturación de contratos y estafas en licitaciones de obras “innecesarias o injustificadas”, era usado para pagar sobornos a agentes públicos, políticos y partidos, entre otros el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y su principal aliado, el centrista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). De acuerdo con la Fiscalía, en la causa están registrados 154 actos de corrupción atribuidos a los 36 denunciados.

En medio del escándalo por este caso de corrupción, la empresa estatal brasileña, una de las más importantes de ese país, decidió postergar la divulgación de sus resultados financieros del tercer trimestre del 2014, no revisados por auditores independientes, debido a los hechos ocurridos después del 13 de noviembre relacionados directa o indirectamente con este supuesto esquema de corrupción.

DZC (EFE, Reuters, dpa)