1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Acuciante situación para los refugiados palestinos de Yarmuk

Ya han logrado huir unos 2.000 refugiados del campo, pero los fuertes combates impiden que muchos otros se marchen. La ayuda humanitaria no llega y la falta de agua y comida es acuciante.

Los fuertes combates de la milicia terrorista Estado Islámico (EI) están convirtiendo en un infierno la vida de los palestinos en el campamento de refugiados de Yarmuk, a las afueras de la capital siria. Según las últimas informaciones oficiales, ya han huido de allí unas 2.000 personas. "La mayoría de ellos fueron llevados a albergues de emergencia del Gobierno", dijo en Damasco Anwar Raya, portavoz del Frente para la Liberación de Palestina-Comando General.

Hace una semana, la milicia terrorista Estado Islámico asaltó y tomó gran parte del campamento. Las milicias palestinas resisten. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas manifestó el lunes su preocupación por la situación en el lugar y pidió acceso libre para poder suministrar ayuda humanitaria.

Por otra parte, la Unión Europea donará 2,5 millones de euros en ayuda para los refugiados palestinos del campamento. Así lo anunció hoy (07.04.2015) en Bruselas el Comisario de Ayuda Humanitaria, Christos Stylianides. En los últimos tiempos, en Yarmuk vivían ya en condiciones difíciles 18.000 refugiados palestinos procedentes de las guerras árabe-israelíes de los años 40 y posteriores. Pero los recientes combates hacen insoportable la vida en el campamento, debido a que ya estaba sometido desde antes a un bloqueo por parte del régimen sirio en medio de la guerra civil que vive el país.

Muchos residentes no pueden huir del lugar debido a los combates. Algunas personas que consiguieron salir relataron a la agencia de noticias dpa en Beirut el incesante disparo de obuses, así como la acuciante falta de agua potable y alimentos. "No podíamos dormir porque pensábamos que nos iba a caer una bomba encima", dijo una niña de 12 años. "Mis cinco hijos y yo hemos comido una pequeña rebanada de pan con un par de gotas de aceite porque no teníamos nada más", dijo una mujer.

MS (dpa/efe)