1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Activistas por los derechos de los homosexuales celebran en Cuba simbólicas bodas gays

La hija del presidente Raúl Castro, Mariela, es una de las impulsoras de las uniones, que no tienen validez legal en la isla. El arzobispo de la Iglesia Católica Eucarística en Canadá ofició las "celebraciones de amor".

Activistas cubanos celebraron este sábado con una ceremonia simbólica de "unión religiosa" entre parejas del mismo sexo el tradicional desfile callejero por el "orgullo gay" que celebran anualmente por el centro de La Habana y que congregó a más de mil personas, más de los registrados en anteriores ediciones.

Más de una veintena de personas se dieron el "sí quiero" en un acto apoyado por el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), dirigido por la hija del presidente Raúl Castro, Mariela Castro (en la imagen, durante su participación en la marcha posterior), parlamentario en la Asamblea Nacional y conocida por su activismo en pro de las minorías sexuales.

En el acto participaron religiosos de una iglesia cristiana canadiense. Las simbólicas "uniones sagradas", como las definieron los propios religiosos, se celebraron en el centro de exposiciones Pabellón Cuba, en el céntrico barrio habanero del Vedado, después del desfile por los derechos homosexuales que se celebra desde hace ocho años. "En Canadá, donde el matrimonio del mismo sexo es legal, nosotros organizamos matrimonios religiosos" que son reconocidos, explicó a la agencia dpa el reverendo protestante Roger LaRade, que ofició las uniones en La Habana.

Tímidos avances legales

El Parlamento cubano no ha aprobado hasta ahora una reforma del Código de Familia que permite los matrimonios homosexuales. La hija del presidente despertó el interés el año pasado después de que trascendiera que votó en contra del nuevo Código de Trabajo en la Asamblea Nacional a finales de 2013, porque consideraba que la ley no iba lo suficientemente lejos en la defensa de homosexuales, lesbianas y transexuales.

"Cuba ha avanzado en legislatura con la inclusión del principio de no discriminación por orientación sexual en el código laboral, aunque no fue incluida la identidad de género", dijo. "El mayor obstáculo que hay en la sociedad cubana es el machismo retrógrado", comentó por su parte el activista Mederos, que pidió también "que se acabe de 'desengavetar' (sacar del cajón) el proyecto del Código de Familia" que proponen entre otros Mariela Castro.

LGC (dpa / EFE)