1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Abdulá boicotea recuento de votos en Afganistán

El candidato presidencial afgano Abdulá Abdulá retiró a su equipo del recuento de votos que se está llevando a cabo, asegurando que sus "exigencias legales" no se cumplieron, informó su portavoz.

Abdulá había advertido el martes que se retiraría del recuento si la Comisión Electoral no cumplía varias exigencias, entre ellas la invalidación de las urnas en las que un 90 por ciento de los votos fuesen para un mismo candidato.

"Desafortunadamente (la Comisión Electoral) no tuvo en cuenta nuestras preocupaciones, así que nuestro equipo técnico no ha asistido al proceso", explicó Ali Amiri, portavoz del partido de Abdulá.

Denuncia de fraude

Afghanistan Wahlen Präsidentschaftskandidat Abdullah Abdullah

Abdulá Abdulá, en un mitín de sus partidarios.

La crisis política afgana comenzó cuando Abdulá se negó a aceptar el resultado del recuento preliminar de votos de la segunda vuelta electoral de las presidenciales afganas del 14 de junio, que daba como vencedor a su rival, Ashraf Gani, con un respaldo del 56,4 por ciento.

Abdulá, quien ganó la primera vuelta electoral, amenazó entonces con crear un Gobierno paralelo dado el "fraude a escala industrial" preparado por Gani, por el saliente presidente Hamid Karzai y por la Comisión Electoral afgana.

Mediación de Kerry

Sin embargo, tras la mediación del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, que ha viajado en dos ocasiones al país para resolver la situación, los dos candidatos alcanzaron un acuerdo para auditar los votos y crear un Gobierno de unidad nacional liderado por el vencedor.

El recuento de votos estaba siendo llevado a cabo hasta ahora por representantes de Abdulá y Ghani, miembros de la Comisión Electoral y observadores de Naciones Unidas. Tras el boicot el proceso de recuento continúa, pero sin la presencia de miembros de las dos candidaturas.

La nueva polémica pone en riesgo la toma de posesión presidencial prevista para el 2 de septiembre, lo que impediría la participación del nuevo mandatario en la cumbre internacional sobre Afganistán que se celebrará dos días después en Gales.

er (dpa, efe)