1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Abaten al jefe de Estado Islámico en Afganistán

El grupo yihadista dispone de cada vez menos combatientes en el país. Cayó en una operación conjunta el pasado 23 de abril en la que también murieron tres docenas de terroristas, entre ellos varios de sus lugartenientes.

Afghanistan Soldaten in der Provinz Nangarhar (picture-alliance/Photoshot/R. Safi)

Soldados afganos en la provincia de Nangarhar la semana pasada.

Fuerzas especiales del Ejército afgano mataron al líder de la milicia terrorista Estado Islámico en Afganistán, Abdul Hasib, según comunicó este domingo (08.05.2017) el palacio presidencial a través de un comunicado. Hasib murió, como confirmaron desde la OTAN en una operación conjunta de las tropas afganas y estadounidenses en la provincia de Nangarhar (al este del país) el pasado 27 de abril.

La operación fue al día siguiente de la muerte de dos soldados estadounidenses, señala la información oficial. Exactamente dos semanas después del lanzamiento de la "madre de todas las bombas" en esa región, las tropas estadounidenses volvieron a cargar contra la formación yihadista en una redada mano a mano con las fuerzas de seguridad afganas, en la que perecieron "varios" altos mandos del EI, además de Hasib.

Este fue, según el gobierno, personalmente responsable por un ataque contra un hospital militar en Kabul en marzo que costó la vida a 49 personas y dejó heridas a 76. Se le acusaba también de secuestros de niños y decapitaciones. De acuerdo con la oficina de la OTAN en Afganistán, la operación conjunta, de la que no habían transcendido detalles hasta hoy, también infligió 35 bajas en las filas de a pie del grupo.

Para el comandante de la tropas de Estados Unidos y de la OTAN en el país, general John Nicholson, la "exitosa" operación supone otro paso de importancia hacia su objetivo de neutralizar al Estado Islámico en Afganistán antes de que acabe el año. El gobierno afgano cifraba hace unas semanas en apenas 400 los insurgentes de Estado Islámico en el país, de los que quedarían muy pocos tras los últimos ataques. "Este es el segundo emir del EI-K muerto en nueve meses, junto a docenas de sus líderes y cientos de sus combatientes", destacó Nicholson.

LGC (dpa/EFE)

DW recomienda