1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

¿A quién pertenece internet?

EE. UU. planea duras restricciones al acceso a internet por medio de controvertida ley SOPA. Google, Facebook y Anonymous hablan de censura "a la china".

Ley SOPA: ¿el fin de la red tal y como la conocemos?

Ley SOPA: ¿el fin de la red tal y como la conocemos?


La red es un océano virtual de datos en los que se pescan los tesoros más deseados: amistades, información, y un acceso –casi- ilimitado a productos culturales generados tanto por usuarios como por los grandes monopolios del cine y de la música. Ahora, un proyecto de ley promovido por un legislador estadounidense del ala republicana, Lamar Smith, parece amenazar la continuidad y la libertad de internet tal y como lo conocemos.

Ley SOPA: ¿censura indiscriminada?

La Ley para Detener la Piratería en Internet -SOPA (Stop Online Piracy Act)- está pensada para combatir la piratería de productos farmacéuticos, música, películas y otros bienes accesibles en la red. El proyecto se encuentra en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes de EE. UU. y podría pasar dentro de pocas semanas al pleno de la Cámara para su aprobación. Smith dijo que las falsificaciones en internet le cuestan a los consumidores, empresas y creativos estadounidenses unos 100.000 millones de dólares al año, algo que sus críticos tacharon de exagerado.

El proyecto de ley SOPA provocó de inmediato severas críticas de los grandes de la red, como Google y Facebook, que forman parte, junto con Yahoo, E-bay y Amazon, de la Netcoalition. Esas plataformas no están en contra de la protección de la propiedad intelectual, pero consideran que la ley va demasiado lejos y que podría derivar en censura de contenidos. El acceso libre a contenidos musicales y fílmicos en internet se vería coartada, según ellos. Dicha ley permitiría que el Departamento de Justicia de EE. UU. inicie acciones judiciales contra sitios con base en el extranjero. Si un juez estadounidense dictaminase que una página atenta contra los derechos de autor en EE. UU., podría exigir a los proveedores que bloqueen el acceso a sitios con sede en el exterior.

Google, Facebook y Anonymous planean silenciar la red el 18 de enero.

Google, Facebook y Anonymous planean silenciar la red el 18 de enero.

¿Protección de la cultura o de los intereses económicos?

Representantes de la industria cinematográfica, como la Motion Picture Association of America, la asociación de productores de cine de EE. UU., ven con buenos ojos a la ley SOPA. Según dijo Michael O'Leary, vocero de la organización al periódico online Frankfurter Allgemeine Zeitung, “Es decisivo que se siga impulsando esa ley par garantizar puestos de trabajo en EE. UU. y para que nuestra economía crezca”.

Google, Facebook, Youtube y Twitter, por su parte, ven peligrar el sector tecnológico, ya que, según ellos, podría hacer desaparecer por completo a esa industria, que crea empleos. Algunos comparan la ley SOPA con los intentos de China de censurar a Google. A esto, el senador Smith alega que algunas compañías, como Google, ganan dinero al dirigir a usuarios a esos sitios de internet, por lo cual su intención no es proteger la libertad de información sino cuidar sus propios intereses.

Por su parte, la Netcoalition apela a los usuarios y clientes estadounidenses a escribir cartas de protesta a los senadores, y se habla de una acción de silenciamiento de publicaciones para el 18 de enero a iniciativa de Anonymous, que apoya a los otros grupos que están en contra de la ley. Ese día, el Comité de la Cámara de Representantes celebrará una audiencia para deliberar sobre las consecuencias de la ley SOPA en la red.

La ley SINDE es, en España, similar a la SOPA en EE. UU.: otra polémica y debatida ley que intenta poner coto al acceso irrestricto a la información a través de la red. Esa ley ha dividido a la escena cultural española entre aquellos autores que defienden las normas antidescarga y los que la consideran poco efectiva y hasta innecesaria. Entretanto, en Alemania, la compañía 1&1, que renta sus servidores a pequeñas y medianas empresas en EE. UU., sigue el mismo camino que la Netcoalition y llama a sus usuarios a protestar por escrito contra el proyecto de ley estadounidense.

El acceso presuntamente ilimitado a la información del que disponen los internautas de todo el mundo parece estar en peligro, ya que lo que se cuestiona no es sólo la descarga de material y bienes culturales, sino también su uso. Y la ley no está aún, según los críticos, definida con la suficiente claridad. Por citar un ejemplo: los videos caseros con trasfondo musical, protegidos por el derecho de autor, posteados en Youtube podrían –si se colocan más de diez en un lapso de seis meses- castigarse con cinco años de cárcel.

Autora: Cristina Papaleo
Editor: Enrique López

DW recomienda