1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

¿A quién aprovecha la caza de ballenas?

Si los países balleneros logran sus objetivos, la extinción de los colosos del mar está asegurada. Con motivo de la 58 Conferencia de la Comisión Ballenera Internacional, DW-WORLD conversó con un experto en ballenas.

default

Científicos examinan una ballena agonizante

El objetivo de las naciones balleneras, organizadas en torno a Noruega y Japón, es acabar con la moratoria comercial de la Comisión Ballenera Internacional (IWC), medida que entró en vigor en 1986 para salvar a la especie de la extinción. Contrariamente a Noruega -que ha capturado en los últimos veinte años 25.000 ejemplares-, Japón se ha sometido a la moratoria. Sin embargo, utilizando el vacío legal que ofrece la cláusula de caza de ballenas con "fines científicos", Tokio es uno de los principales exterminadores del cetáceo gigante. Sobre las pretensiones japonesas y sus motivos, y el tenebroso futuro que espera a las ballenas, DW-WORLD conversó con Volker Homes, experto en ballenas del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

DW-WORLD: "La prohibición de caza de ballenas es obsoleta" y "es mejor una buena administración de los recursos que una moratoria mala", ha declarado la presidenta de la Sociedad protectora de los mamíferos cetáceos. ¿Qué opina usted al respecto?

Volker Homes: El WWF sigue estando a favor de mantener la moratoria, sin embargo nos gustaría que la IWC fuera reformada. Hasta el momento, ésta es un gremio en donde cazadores y protectores de ballenas se bloquean mutuamente, y donde no se puede ya decidir nada fundamental. Es conveniente conservar la moratoria, pues muchas especies aún no se han recuperado de la caza masiva de los últimos doscientos años: la ballena azul del hemisferio sur, la ballena de Groenlandia o la ballena gris siguen en peligro de extinción.

Por otro lado, hace 20 años comenzó a discutirse el reemplazo de la moratoria por una caza controlada. A nuestro modo de ver eso sería lo mejor. Sin embargo, estos dos bloques se han empantanado tanto que ya no es posible un acuerdo. Y mientras no veamos otra senda, el WWF seguirá apoyando la moratoria.

DW-WORLD: ¿Quiere decir esto que el WWF no se opone radicalmente a la caza de la ballena?

Volker Homes: El WWF jamás ha dicho que las ballenas no deban ser cazadas nunca más y en ninguna parte del mundo. Nos remitimos a lo que dicen los científicos: las especies mencionadas requieren urgentemente de protección. Pero también delfines y delfines mulares se encuentran en peligro de extinción y tienen que ser protegidos por la IWC.

Wal im Meer p178

A salvo, todavía, en Canadá

Las especies se ven amenazadas por algunos otros factores que no tienen que ver con la caza de ballenas, tales como la pesca de arrastre, en cuyas redes se quedan muchos delfines, ballenas y marsopas. También la polución de los mares o el choque contra los barcos representan una amenaza para las ballenas.

DW-WORLD: Se oponen a que se consuma carne de ballena, pero no a que se consuma carne de res, opinan los cazadores de ballenas ¿Cuán válido es este argumento de Japón?

Volker Homes: No es verdad que existan tantos japoneses que quieran consumir carne de ballena. Según estadísticas publicadas por diarios japoneses a comienzos de este año, hay sólo un 4 por ciento de japoneses que consumen ese tipo de carne regularmente. Es más, la generación más joven no tiene ningún interés en consumir carne de ballena.

Esta discusión es más bien un asunto político al interior de Japón, que tiene como objetivo eliminar la moratoria. Para Tokio es una piedra en el zapato que exista un organismo mediante el cual la comunidad internacional prescribe que no se cace esta especie. Esto pretende evitar Japón, pues podría servir de ejemplo para acuerdos pesqueros para evitar la caza de ciertas especies. Y Japón depende mucho de la pesca.

Walfang in Japan

Toshi Maru No. 25 , barco ballenero japonés

DW-WORLD: Japón argumenta también que la caza de ballenas favorece a los pueblos en desarrollo pues ellas acaban con el contingente de peces frente a las costas…

Volker Homes: Eso es un argumento de efectos catastróficos. Japón está consciente de que hay muchos Estados en el mundo -justo los más pobres y en vías de desarrollo- que dependen del mar para alimentar a su población. Pero no son las ballenas las que representan una amenaza para los pescadores. Según la FAO y muchos otros estudios científicos, las flotas pesqueras del mundo, el tamaño de las redes y el volumen de barcos pesqueros y la intensidad de la pesca son los que han mermado la población marina hasta el límite de la extinción.

DW-WORLD: ¿Y ve usted una salida a ello?

Volker Homes: Por supuesto. Claro que el volumen de los barcos se puede regular. La Unión Europea debería, por ejemplo, reducir inmediatamente la cantidad de sus barcos pesqueros frente a la costa de África, para no quitarle a la población local su alimento.

DW-WORLD: ¿Cuánto éxito le augura usted a la lucha contra la caza de las ballenas?

Waljagd in Vorbereitung Walfang

Un arponero japonés preparándose

Volker Homes: Nosotros como WWF no podemos resignarnos. Nuestra meta es salvar de la extinción a las especies amenazadas y no cejaremos en nuestro trabajo de lobby con representantes gubernamentales y con proyectos regionales en donde nos encargamos de velas por medidas concretas de protección de las especies amenazadas.

DW-WORLD: En el contexto de la protección regional, ¿cómo se ve la situación en los santuarios de ballenas?

Volker Homes: Catástrófica. Es terrible que Japón pesque en los mares de la zona protegida del Antártico, pasando por alto lo acordado en 1994. Según los científicos, la población de ballenas finn y jorobada en el Atlántico Sur no ha podido aún ser determinada.

DW-WORLD: ¿Por qué no puede hacer nada para detener la actividad pesquera de Japón?

Volker Homes: No existe por el momento un control internacional para la caza de ballenas. Tenemos el artículo 8 de la convención, que es muy vieja, de 1946, que estipula que para fines científicos se podía cazar ballenas y utilizarlas luego. En ese entonces no se podía prever que se utilizaría ese artículo como vacío legal para esquivar la moratoria. Creemos que es necesario reformar la IWC, necesitamos acuerdos y mayor confianza a su interior. Sin embargo, el bloqueo existe desde hace 15 años, y no hemos avanzado mucho.

DW-WORLD: En esta 58 conferencia anual de la IWC, la lucha a favor de la protección de las ballenas ha sufrido un duro golpe: por 33 votos a favor y 32 en contra se ha aprobado una declaración en la que se pretende un regreso a la caza legal de ballenas. ¿Qué significa esta victoria de Japón?

13.05.2005 pz delphine

¿Acabará la pesca con ellos?

Volker Homes: Eso es una muy mala señal, no sólo al interior de la IWC sino también con miras hacia otros acuerdos proteccionistas y pesqueros. Para nosotros es una llamada de alerta a todos los países que se declaran a favor de la protección de las ballenas No podemos aceptarlo, existen todavía tantas especies de ballenas en peligro de extinción que tenemos que hacer algo en contra de lo sucedido ayer.

DW-WORLD: Y mientras tanto Japón seguirá cazando ballenas en peligro de extinción…

Volker Homes: Me temo que sí, creo que la senda por la que seguirá Japón está trazada. Por eso requerimos la reforma de la IWC, acuerdos y confianza, para poder acabar con ese bloqueo entre países protectores y cazadores de ballenas.

DW recomienda