1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

A los jóvenes de la UE y la CELAC les urge el empleo decente

Jóvenes europeos y latinoamericanos, desde las Jornadas de Juventud UE-CELAC, urgen a crear trabajo decente y a contar con ellos para hacerlo. El foro envía desde ya su mensaje a la Cumbre de junio en Bruselas.

En torno al desempleo juvenil y la urgencia del trabajo decente han debatido jóvenes de ambos continentes durante tres días en Quito, Ecuador. “No debe haber ninguna política para jóvenes sin los jóvenes”: este es uno de los principales mensajes que sale de las Jornadas de Juventud tanto de la Unión Europea (UE) como de América Latina y el Caribe, según contó a DW Malena Famá, presidenta del Foro Latinoamericano de la Juventud.

“Queremos pedir a los jefes de Estado y de gobierno que se reunirán en Bruselas en junio una cuota definida para dar acceso a que los jóvenes puedan entrar a las empresas, tanto para trabajar como para hacer pasantías”, afirma Famá.

Millones en la informalidad

Apoyados por la Fundación EULAC y por la Organización Internacional del Trabajo (ILO), plataformas de ambos continentes han generado en Quito propuestas para acometer el desempleo juvenil, que en Europa afecta al 21,6% de los menores de 29 años y en América Latina, al 13,7%. En la región caribeña la cifra asciende al 30%.

Proteste in Portugal Paula Gil

Protestas en Portugal por el desempleo juvenil

Es más, la situación de los países de la CELAC se agrava al tener en cuenta que 6 de cada 10 jóvenes accede al mundo laboral de manera informal.

“Varios jóvenes que representan a la Central Sindical de las Américas han traído al foro esta tématica y uno de sus reclamos es precisamente acceso no sólo al empleo, sino a la seguridad social y al sistema de pensiones”, cuenta Famá, empresaria y activista social argentina.

No es sólo la crisis

“La juventud es el presente, no el futuro de las sociedades... necesitamos acciones para el empleo juvenil hoy. Especialmente en la Unión Europea, dado que hoy tenemos más de un 22% de desempleo juvenil y tenemos países como el mío, España, que tiene el 54%”, cuenta a DW Joan Conca Domenech, vicepresidente del Foro Europeo de la Juventud.

En su opinión, el problema rebasa la situación originada en la crisis económica en el Viejo Continente: “antes de ella, la cifra del desempleo juvenil era el doble del desempleo general”, dice Conca Domenech, que preside también el consejo de la Juventud Española.

Cosas muy claras y concretas

De las propuestas que de este foro van a llegar a los representantes de los 61 Estados europeos, latinoamericanos y caribeños el activista español destaca:

“Transición del mundo educativo al mundo laboral a través de las prácticas que tienen que ser retribuidas, que no pueden ser sustitutivas de ningún tipo de empleo, pero tienen que servir para esta primera experiencia de personas jóvenes que puedan introducirse al mercado laboral”.

También, en el marco de los acuerdos entre las dos regiones, Conca destaca la importancia de “la movilidad laboral, pero con condiciones iguales en todos los países para poder transferir proyectos emprendedores de un país a otro”.

En caso de no tomar medidas o que las medidas que se tomen no sean las adecuadas, según un informe de la ILO, estas altas cifras de desempleo permanecerán hasta por lo menos 2018; la precariedad y el impacto en los sistemas sociales serán sus consecuencias negativas a más largo plazo.

No hablar de jóvenes sin ellos

Estas jornadas –que se vienen preparando desde hace un año con apoyo del gobierno ecuatoriano– tienen lugar en un país que se precia de haber destinado en 2012 el 2,12% de su producto interno bruto a la educación, la ciencia y la tecnología y de contar con 10.000 jóvenes estudiando con becas estatales en universidades del extranjero.

Al respecto, Domenech afirma creer que ese “es el camino”. Sin embargo, detecta “poca participación de los propios jóvenes en los programas tanto de educación como de formación”.

“Otra de nuestras claves es que no puede haber una política relacionada con la juventud sin que la juventud tenga un papel activo”, concluye el activista europeo. Tanto Famá como Conca Domenech ven con buenos ojos la posibilidad de que dos de sus representantes vayan a entregar personalmente sus recomendaciones a la cumbre de gobernantes.