1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

25 años de Mercosur: optimista pese a todo

El Mercado Común del Sur, conformado por Brasil, Paraguay, Uruguay, Argentina y Venezuela, vive una crisis pero ve el futuro con buenas expectativas.

Las Bodas de Plata del matrimonio político y económico que se llama Mercosur y que enlazó a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay el 26 de marzo de 1991, con la firma del Tratado de Asunción, tendrán un festejo sin gran pompa. Un “fatigado” Mercado Común del Sur, según la opinión del presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, prepara un foro con la participación de los ministros de Relaciones Exteriores, una exposición fotográfica, visitas de niños a su sede administrativa, un acto con escolares y la publicación de algunos libros y folletos.

El cuarto de siglo encuentra al bloque regional en un momento complejo para varios de sus socios -en recesión económica o crisis política- y con cuestionamientos de algunos a su propio funcionamiento. Una de las peores crisis de estos 25 años se produjo entre mediados de 2012 y 2013 como consecuencia de la destitución del entonces presidente constitucional de Paraguay, Fernando Lugo, y la suspensión de ese país, que se levantó en julio de 2013.

En ese interín se aprobó el ingreso de Venezuela, resistido hasta entonces por el Congreso paraguayo, dominado por la oposición a Lugo. La cumbre que debió realizarse en Caracas en diciembre de 2013 fue postergada al menos tres veces por “problemas de agenda” de los presidentes y finalmente se realizó en enero de 2014.

La anterior cumbre, en Montevideo, también había sido aplazada por un mes y se terminó haciendo en julio de 2013 con la excusa formal de incluir al presidente electo de Paraguay, Horacio Cartes, en la mesa de negociaciones, tras la suspensión de casi un año de ese país como respuesta a la destitución de Lugo.

Pese a la crisis y los problemas internos, el intercambio de bienes fue creciendo y llegó a un máximo de 54.371 millones de dólares en 2011, después de lo cual hubo un nuevo descenso. El ingreso per cápita de la región ascendía en 2013 a 11.812 dólares, por encima de los 10.980 dólares de algunos países europeos, según cifras divulgadas por el Gobierno argentino.

Una cáscara, una fatiga

La marcha ha sido accidentada y el estancamiento de los últimos meses llevó al expresidente uruguayo Luis Alberto Lacalle, firmante del Tratado de Asunción de 1991, a sostener que el proceso “es una cáscara”. El actual presidente, Tabaré Vázquez, cuyo país ejerce la presidencia pro témpore del Mercosur, fue más comedido y se limitó a definir esta realidad como de “fatiga”.

Los cancilleres se reunirán en Montevideo el 25 de abril, como fecha tentativa, para participar en un foro aniversario, y allí seguramente harán una puesta al día, aunque nada indica que se esté superando la fatiga. Un optimista director de la Secretaría del bloque, el paraguayo Oscar Pastore, comentó a la revista Búsqueda de Montevideo que reunir para ese evento a los ministros de Relaciones Exteriores “es darle una importancia fundamental al Mercosur, lo que no existía hace años”.

“Los países han hecho un gran esfuerzo y se lograron resultados muy importantes. El comercio, el nervio motor, ha crecido muchísimo”, agregó Pastore y admitió que, “como todas las organizaciones”, el Mercosur pudo haber tenido momentos de estancamiento. Pero destacó que a pesar de las dificultades, las delegaciones nunca dejaron de reunirse y aseguró que el statu quo fue superado. El balance de los 25 años es “muy positivo”, concluyó.


DW recomienda